MUNICIPIOS DE LA VEGA BAJA DEL SEGURA

COMARCA DE LA VEGA BAJA DEL SEGURA

ORIHUELA.

Esta ciudad y municipio de la provincia de Alicante, es la capital de la comarca de La Vega Baja del Segura. Con una población de 77.414 habitantes (censo 2019), es el primer municipio en extensión de la provincia y el sexto en población de la Comunidad Valenciana. A él pertenecen las pedanías de La Aparecida, Arneva, Barbarroja, Reiguero de Bonanza, Camino de Beniel, Camino Viejo de Callosa, La Campaneta, Correntías Bajas, Correntías Medias, Los Desamparados, El Escorratel, Los Huertos, Hurchillo, Media Legua, Molino de la Ciudad, Molíns, El Mudamiento, La Murada, Las Norias, Orihuela Costa, Parroquia de la Matanza, San Bartolomé, Torremendo.

Historia.

La historia de Orihuela es muy larga y compleja. Encontrados en la zona restos de sentamientos del Solutrense, Vestigios del Calcolítico, del paso de la cultura Argárica, de la Edad de Bronce, de la de Hierro (de esta última es el poblado de Los Saladares). Asentamiento conquistado por los íberos en el que surge ya un primitivo urbanismo y la utilización de la cerámica decorada. La presencia de los celtas que llegaron en busca de la sal de Guardamar hizo que las dos culturas se mezclaran, dando lugar en la zona del ‘pueblo contestano’. En el siglo VI a.C. llegaron a la comarca los griegos, que usaron el río Segura (llamado Thader) como vía de penetración de su comercio. La presencia fenicia hizo posible que enseñaran al núcleo ibérico la utilización del torno y el horno de alfarería. Posteriormente la llegada de los cartagineses modificó el tipo de comercio de los fenicios y los griegos por el de dominación política. Comenzó el uso de la moneda (Asdrúbal) en el año 223 a.C..

El emplazamiento de la actual ciudad fue fundado por los romanos, con el nombre de Orcelis, formando parte de la Provincia Cartaginense, imponiendo el latín, su cultura y sus cultivos.

El Imperio Bizantino conquistó estas tierras durante la época del emperador Justiniano.

Los visigodos, al mando del rey Suintila, en el año 625, conquistan toda la zona bizantina de Hispania, incluyendo claramente a Orcelis. A ésta, los visigodos la llamaron Auriiola.

Cuando la conquista musulmana de la península ya estaba muy avanzada, el señor de Orihuela, el visigodo Teodomiro, firmó un tratado con los musulmanes (El Pacto de Tudmir) por el que su señorío fuera respetado y mantuviera cierta independencia. En el año 825 este pequeño reino pasó a depender del Emirato Omeya. En 929 pasa a llamarse Reino de Murcia y en 1031 se convierte en una provincia del Califato de Córdoba.

Uryula (su nombre árabe) pasó a ser parte del emirato de Valencia y desde el 1053 hasta el 1212 fue cambiando de manos valencianas a murciana, y viceversa, pasando de la taifa de Dénia al reino de Murcia.

Es en esta época en la que Orihuela consolida un gran patrimonio, baños termales, edificios civiles, mezquitas, murallas, etc… En los territorios agrícolas se construyen norias y numerosas acequias. Los árabes llevan a la zona el cultivo de los agrios, como la naranja y el limón.

A mediados del siglo XIII, el infante Alfonso (futuro Alfonso X el Sabio) toma Orihuela para la Corona de Castilla.

En 1296, Jaime II de Aragón conquista el territorio, que formaba parte del Reino de Murcia, para la Corona de Aragón y en 1304, tras la firma de la Sentencia Arbitral de Torrellas, pasa a pertenecer al Reino de Valencia. Al ser una urbe fronteriza con los grandes reinos, Orihuela gana en prestigio y fama, convirtiéndose en la segunda ciudad más importante del Reino de Valencia. De esta época de dominio cristiano son numerosos monumentos, la Catedral, el palacio episcopal, diferentes iglesias y monasterios, etc…

En 1437 fue elevada al rango de Ciudad por Alfonso V.

En 1510 el papa Julio II concede a Orihuela la Catedral.

En la Guerra de las Germanías (1519-1523), la ciudad se alza en contra de la política de Carlos I y se vio envuelta en graves conflictos. En la Batalla de Bonanza, 1521, las tropas reales-nobiliarias derrotaron a las milicias agermanadas. Los vencidos fueron ahorcados y descuartizados y la ciudad se enfrentó a un terrible saqueo que duró treinta días.

En 1564, gracias al rey Felipe II y al papa Pío IV, la ciudad obtiene la Diócesis de Orihuela y en 1610 se crea la Universidad.

Desde mediados del siglo XVII, en gran parte debido a las pestes de 1648 y 1678, el peso relativo con respecto a otras zonas de la provincia fue decreciendo paulatinamente. En 1647 la Jurisdicción General pasaría a instalarse en la ciudad de Alicante.

A finales del XVII, el rey Carlos II concedió la segregación de uno de los puertos de Orihuela, el de Guardamar del Segura, lo que supuso una gran pérdida para la ciudad.

En 1707, durante la Guerra de Sucesión Española (1701-1713), la Corona de Aragón, el Marqués de Rafal y el Gobernador de Orihuela tomaron parte por el Archiduque Carlos de Austria, que hizo de la ciudad la capital de la provincia. Finalizada la guerra, el rey Felipe V, ganador en el conflicto, y como forma de ultrajar a la ciudad de Valencia, cambió la capital del Reino a Orihuela. El Cardenal Belluga, Virrey de Valencia, hizo cambiar al monarca de opinión y le fue devuelta la capitalidad a Valencia.

Desde esa época la prosperidad de Orihuela cayó en picado. La pérdida de su castillo tras el conflicto, la separación en 1737 de Alicante, Elche, Monforte, Jijona, Agost, Busot, San juan y Muchamiel de su provincia, formando la de Alicante, fueron las principales causas de su desplome. A finales del siglo XVIII, por decreto del rey Carlos III, se segregó de la ciudad el municipio de Torrevieja, perdiendo también las lagunas de La Mata y las de Orihuela, cambiando el nombre de las segundas por el de Lagunas de Torrevieja.

En 1799 Orihuela perdió su provincia, pasando a la de Alicante. Durante la gobernación de José Bonaparte, pasó al Departamento del Río Segura, con capital en Murcia y más tarde, en 1822, a la provincia de Murcia.

En 1829, el terremoto de Torrevieja, hizo estragos en la población, afectando a la mayoría de los edificios y a los pocos restos del castillo que quedaban. En 1833 Orihuela pasa definitivamente a la provincia de Alicante.

La Primera Guerra Carlista (1833-1839) tuvo una amplia repercusión en Orihuela, especialmente cuando, en el año 1837, el carlista Forcadell entró en Orihuela haciéndose fuerte frente a los gubernamentales.

La desamortización supuso un duro golpe para la ciudad y sobre todo para la jerarquía eclesiástica al perder múltiples posesiones como los actuales municipios de Bigastro y Redován, así como numerosos inmuebles, el convento de los Dominicos, el convento de los Agustinos, el convento de los Mercedarios, etc…

Durante la Primera República Española (1873-1874) se produjo el episodio de la toma de la ciudad por parte de revolucionarios cantonalistas, derrotando al gobernador militar Ruiz Piñero, en la llamada batalla de Orihuela. Tras la victoria cantonalista se creó el Cantón de Orihuela, destituyendo al ayuntamiento.

En 1879, la Riada de Santa Teresa, causando 300 muertos y numerosas pérdidas materiales, dejó a Orihuela en la ruina. En el año 1884 llegó el ferrocarril a la ciudad.

Incapaz durante los siglos XIX y XX, por sus estructuras sociales, de alcanzar una verdadera industrialización, el desarrollo del regadío, iniciado en época de Al-Ándalus, transformó la estructura económica de la ciudad y su comarca.La revalorización de su zona costera y el fomento del turismo hizo que la costa se urbanizara, creando nuevos puestos de trabajo y aumento de la población; ello ha llevado a que en la actualidad Orihuela se haya vuelto a convertir en una ciudad importante.

Patrimonio, Monumentos y lugares de interés:

* Casco histórico. Declarado Conjunto Histórico Artístico Monumental.

* Castillo de Orihuela. Siglo VIII.

* Puerta de la Olma. B.I.C.

* Murallas de la ciudad. B.I.C.

* Torres de Monserrate.

* Torre de la Casa Casinello.

* Torre de Embergoñes.

* Torre del Seminario.

* Santa Iglesia Catedral del Salvador. Estilo gótico, del los siglos XIII al XV.

* Colegio Diocesano Santo Domingo.

* Iglesia Parroquial de Santas Justa y Rufina.

* Santuario de Nuestra Señora de Monserrate. Barroco del siglo XVII.

* Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol. B.I.C.

* Palacio Episcopal. Barroco del siglo XVIII. B.I.C.

* Palacio del Conde de Pinohermoso. Siglo XVI.

* Palacio de los Marqueses de Rubalcava.

* Palacio del Conde de Granja de Rocamora.

* Palacio de los Condes de Luna. Barroco del siglo XVIII.

* Palacio del Barón de la Linde. Barroco del siglo XVIII.

* Palacio del Marqués de Arneva.

* Palacio del Marqués de Rafal.

* Conjunto Severiano Sánchez Ballesta. Estilo modernista, años 20/30 del siglo XX.

* Casa Villaescusa. Modernista, año 1915.

* Casa de San Gregorio. Modernista.

* Casa Casinello. Modernista, siglo XIX.

* Casa Raimundo. Modernista.

* Plaza Nueva. Modernista, años 20, siglo XX.

* Teatro Circo Atanasio Díe Marín. Modernista, año 1908.

* Lonja de Orihuela.

* Plaza de Toros. 1905.

* Pozos del Cremós. Siglo XIX.

* Casino Orcelitano. 1887.

* Palmeral de San Antón. B.I.C.

* Los Saladares. Importante yacimiento arqueológico.

* Torre de Cabo Roig. Torre vigía.

* Molino de la ciudad.

* Mojones del Reino.

* Norias gemelas.

* Puente Romano de la Dehesa de Campoamor.

Museos:

* Museo Arqueológico Comarcal de Orihuela San Juan de Dios.

* Museo Diocesano de Orihuela.

* Museo Didáctico e Interactivo de Ciencias de Orihuela.

* Museo de las Fiestas de la Reconquista.

* Museo Etnológico de Orihuela.

* Casa-Museo de Miguel Hernández.

* Museo Fundación Pedrera.

* Museo del Hospital San Juan de Dios.

One thought on “MUNICIPIOS DE LA VEGA BAJA DEL SEGURA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.