2020-07-03 OTOS, EL PUEBLO DE LOS RELOJES DE SOL

Esta caminata en Wikiloc.

A pesar de que las previsiones anunciaban lluvias (luego, al final de la tarde ha caído algo). la mañana se ha presentado poco despejada pero luminosa y calurosa, muy calurosa.

Nosotros, hoy ha sido un grupo bastante numeroso compuesto por Carmen, Carol, Fuensanta, Pilar, Salva, Eva, Julia y yo, hemos tenido una jornada en una localidad de la provincia de Valencia, a la que yo, personalmente, le tengo bastante cariño; Otos, el pueblo de los relojes de sol.

Otos es un municipio de la Comunidad Valenciana que pertenece a la provincia de Valencia, en la comarca de La Vall d’Albaida.

Según Joan Coromines, el topónimo Otos proviene del íbero y significa ‘aliaga’, arbusto esclerófilo muy extendido a lo largo de su territorio.

Durante la dominación árabe, Otos fue una alquería de la que, cuando la conquista cristiana, el rey Jaime I dio tierras a varios caballeros el 2 de mayo de 1248.

Sus monumentos destacables son:

Castillo de Carbonera. 

Antigua fortaleza situada en el Tossal de Carbonera en la sierra del Benicadell a 630 m de altitud. Esta construcción musulmana, dotada de un doble muralla, ocupaba una extensión superior a 3.500 m2 y en el siglo XV ya estaba destruida. Todavía conserva parte de sus murallas y el aljibe, así como la distribución de su interior.

Iglesia Parroquial.

Está dedicada a la Purísima Concepción y se edificó en la primera mitad del siglo XVIII. Es de estilo jesuítico y cuenta con tres naves, crucero y cúpula encamonada. Dañada durante la Guerra Civil, posteriormente ha sido restaurada en varias ocasiones.

Ermita de la Virgen de los Dolores. 

Edificio del siglo XVIII y remodelada en el siglo XIX y en 2005. Situada en la zona alta del casco urbano muestra en sus bóvedas interesantes pinturas al fresco de estilo romántico, seguramente de la escuela de Muñoz Degrain.

Palacio del Marqués de Sant Josep. 

(Siglo XVIII). Edificio señorial que presenta la estructura característica de los palacios de la Corona de Aragón, con tres alturas destacando en la superior una lonja formada por 18 ventanas de medio punto. Tras constantes cambios de uso y de propietarios, el edificio fue rehabilitado entre 1996 y 2002. En la actualidad alberga la sede del ayuntamiento y de otros servicios públicos como la biblioteca municipal, la sala de exposiciones y una colección etnológica, además de un interesante jardín.

Ruta de los relojes de sol. 

Serie compuesta por más de 30 relojes de sol (en constante ampliación) repartidos a lo largo de todo el casco urbano. Algunos de ellos son obra de reconocidos diseñadores y artistas plásticos como Andreu Alfaro, Antoni Miró, Arcadi Blasco, Artur Heras o Manolo Boix, entre otros. De hecho, es el municipio europeo que cuenta con una mayor densidad de relojes de sol. La ruta turístico-cultural Otos, el poble dels rellotges de sol fue diseñada por el gnomista local Joan Olivares y por el pintor Rafa Amorós y ejecutada por el Ayuntamiento, contando con la ayuda de fondos europeos PRODER. Desde su inauguración el 12 de marzo de 2005 ha recibido a miles de visitantes (se organizan visitas guiadas) y la Diputación de Valencia le otorgó el 1º premio de Turismo en 2006.

A excepción del castillo de Carbonera, hemos hecho un recorrido, más o menos extenso, por sus principales monumentos.

Haciendo, sobre todo, especial hincapié en la ruta de los relojes.

Hemos hecho una parada para comer en el restaurante de ‘Ca les Senyoretes’.

Fabulosos aperitivos, ensaladas y espectacular arroz de montaña.

Después, en su gran terraza, rodeados de relojes de sol, hemos tomado los postres, los cafés y los licores.

Terminamos nuestro recorrido con los últimos relojes que nos faltaban por ver y finalizando con el que se sitúa a las afueras de la población, camino del Castillo de Carbonera, en el mismo depósito de aguas.

Un total de 34 relojes visitados.

Ha sido una gran salida en la que ha destacado tanto el lugar visitado como la buena compañía.

Tras esto, hemos regresado a Alicante.

Valoración: 3***

Recomendable: Por supuesto. Reunirse para pasar una gran jornada y visitar lugares interesantes, entre risas y buen rollo… cómo no va a ser recomendable?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.