2020-09-07 L’ESTEPAR-VÍA VERDE-ABRIGOS DE LA SARGA-PUIG DE LES FLORENCIES

Esta ruta en Wikiloc.

La primera caminata de septiembre, una ruta que no he comunicado a los compañeros de travesía hasta hoy mismo, presentándola como ‘la ruta sorpresa’, nos ha llevado a Salva, Fuen y yo (al final ha fallado Carol) hasta el área recreativa de L’Estepar, donde comienzan (o acaban, según se mire) los túneles de la Vía Verde d’Alcoi.

La ruta preparada inicialmente era un trayecto por la zona de L’Estepar y ver alguno de los puntos de interés que la rodea.

La caminata comenzaba a partir del primer túnel de la Vía Verde, sin ninguna intención de entrar por él, pero al ver que está iluminado (y además muy bien iluminado) hemo optado por hacer el recorrido de ida y vuelta por el mismo y después seguir con la ruta estipulada.

Una vez completado este añadido a nuestra caminata nos hemos puesto manos a la obra con nuestra idea inicial.

Siguiendo la Vía Verde, la dejamos a la altura de una enorme carrasca y tomamos una pequeña senda que nos adentra en ascenso hasta las proximidades del Mas de la Cova.

Desde aquí se puede, a pesar de lo nublado del día, contemplar la extensión de l’Estepar con El Puig y la Serreta al fondo.

Tropezamos con una higuera cuajadita de verdales y, como posesos, nos ponemos a disfrutar del dulzor de sus higos.

Estamos ya muy cerca de las paredes donde se encuentran las Pinturas Rupestres de la Sarga. Esta hermosa manifestación de arte, junto a muchas otras en todo el Arco Mediterráneo, está considerada Patrimonio de la Humanidad.

Seguimos ahora por vía pecuaria hasta llegar al Mas dels Ginerets, aquí otra higuera en el sendero, un pequeño expolio, estos frutos están menos dulces, continuamos nuestro camino.

Al fondo, la urbanización del Estepar y campos de cultivo.

Un grandioso nogal nos sorprende y nos lleva a la senda que conduce al cruce asfaltado y a la subida al Puig.

Llegamos, al fin, al Puig de les Florencies.

El Puig de Alcoy es un buen ejemplo de poblado fortificado en altura de época ibérica, entre los siglos VII y IV aC. Al amparo de una abrupta topografía se construyó un pueblo que ocupaba la práctica totalidad de la colina y que estuvo protegido por un excepcional torreón.

El poblado tenía una extensión próxima a 1,5 ha donde vivirían unas trescientas personas. Tuvo un aspecto compacto y un trazado urbanístico regular con grupos de casas cruzados por calles rectilíneas. Los rellanos naturales estaban ocupados por bloques de viviendas formando pequeños barrios y entre ellos se encontrarían espacios abiertos, donde se desarrollaban trabajos cotidianos, como el procesamiento de los frutos del campo, o el trabajo de la lana.

El yacimiento arqueológico de El Puig, conocido desde la década de 1910, ha sido objeto de excavaciones a lo largo de más de cien años. Junto con La Serreta (Alcoy, Cocentaina, Penáguila), es un referente que ha contribuido valiosamente al conocimiento de la cultura ibérica en las tierras valencianas.

Un tiempo disfrutando de este poblado/yacimiento, aprovechando para comer y beber algo y, después, volvemos, por carretera al lugar donde hemos aparcado el coche.

Regreso a Alicante.

Valoración: 3***

Recomendable: Totalmente. Hemos disfrutado de una mañana bastante fresca (algo que ya estábamos deseando) y nubosa. Han sido, con el añadido del túnel, unos 12’150 kilómetros, con un desnivel de 368 metros y, todo ello, hecho en un tiempo más que óptimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.