2023 DEL 20/09 AL 21/10 SANTIAGO-RAPA NUI-ATACAMA-PATAGONIA (CHILE), UYUNI (BOLIVIA)

DIARIO DE UN VIAJE


Miércoles, 20/09/2023

Comienza el viaje.

Alicante-Madrid.

Vuelo corto y tranquilo.

Un compañero de asiento (Ángel) con mucha conversación, agradable, simpático y… de Vox. A medida que avanzamos en la charla me voy dando cuenta que es un entusiasta de la montaña, del campo, de la naturaleza y… de los toros, de la caza (wow!!!).

El colmo ya ha sido cuando me ha enseñado fotos de su pareja, de una viaje que hizo hace poco a Moldavia y de una manifestación del partido… Uff!!!

Bueno, el vuelo termina y llego a Madrid con tiempo más que suficiente para tomar tranquilamente algo, facturar, ir a la T4s y esperar la salida del siguiente.


Jueves, 21/09/2023

Rumbo a Chile.

Madrid-Lima.

Este vuelo sale a su hora. Larguísimo, eterno, muy pesado (y eso que llega sólo hasta la ciudad limeña!!!

A mi lado, como compañeros de viaje, coincido con dos anciano peruanos que me han recordado a la pareja de viejos de Dirty Dancing (los que finalmente se dedicaban a robar). Bueno, sólo me lo recordaban. Han sido unos acompañantes muy simpáticos y correctos.

Después de tantas y tantas horas en el aire, llegamos por fin a Lima.

Sin salir de la zona de salidas internacionales sólo tengo que buscar la siguiente puerta de embarque,

Lima-Santiago de Chile.

Último tramo de este eterno recorrido.

Llego a Santiago dentro de la hora estipulada. Control de pasaportes. Recogida de equipaje. Cambio de moneda y… en la salida ya me espera el chófer del taxi que llevaba contratado desde España.

José es el conductor, perfecto, buen conversador y amable.

Me deja en el hotel. Tiempo para realizar el check-in, acomodarme, algo de aseo y salir a dar una vuelta por las calles cercanas , comprar algo de comer, agua y… volver al alojamiento. Aunque es pronto, estoy tan cansado que caigo en la cama rendido, hasta el día siguiente.


Viernes, 22/09/2023

Santiago.

Primera noche en el ‘Hotel Casa de Todos’ de Santiago.

No lo recordaba pero en el alojamiento está incluido el desayuno. He dormido como un tronco, he ido a desayunar muy pronto, después, a eso de las 9:30, he tomado dirección al Mall Costanera Center, un espectacular centro comercial donde se encuentra la Torre Sky Costanera.

En el camino , en un comercio de accesorios de celulares, le he comprado una SIM a mi móvil; así no tengo que preocuparme en buscar lugares con wi-fi.

Llego al C.C. y, dando un paseo por sus cinco plantas, he encontrado un Decathlon donde he comprado una chaqueta acolchada como abrigo (hoy teníamos en Santiago 5º).

Después he subido a la Torre Sky Costanera.

Este es el mirador más alto de Sudamérica, situado en las plantas 61 y 62 del edificio, a 300 metros de elevación desde donde se puede divisar toda la ciudad y la inmensidad de la cordillera andina,

Un buen rato en las alturas y… comienzo la bajada, la salida del centro comercial y el regreso, sin prisas, al hotel.

En la habitación he estado ordenando mis bártulos y escribiendo estas letras.

He dormido siesta y he salido a comprar algún alimento y bebida por los alrededores para volver al cuarto y quedarme tranquilo, que hoy hace mucho frío y amenaza lluvia.

Repasando las reservas de los próximos días, algo de televisión y, bien pronto, a dormir que mañana tengo una actividad programada.


Sábado, 23/09/2023

Santiago, Valparaíso, Viña del Mar.

Pronto, muy pronto, he recibido un whatsapp pidiendo que estuviera listo a las 6:40 para la excursión.

A penas si he podido desayunar nada, me he tomado un café con leche a toda idem y he cogido un plátano y un muffin para el camino.

Han tardado un poco hasta llegar a por mi, después el minibús ha estado recogiendo, hotel por hotel, al resto de excursionistas hasta completar el cupo.

Valentina, la guía, y José, el chófer, nos han llevado por la carretera, dirección Valparaíso.

Por la 68, hacia nuestro destino, hemos hecho un alto en el camino, de una hora aproximadamente, en el Restaurante Río Tinto, una zona típicamente vinícola y un lugar dedicado a recibir turistas, haciendo degustación de vinos, ventas de regalos y souvenirs, etc… Además de ofrecer todo tipo de desayunos y comidas.

Llegamos a Valparaíso.

Valparaíso es una comuna y ciudad capital de la provincia y Región de Valparaíso. Se sitúa en la zona central de chile y es el centro histórico, institucional y universitario del Gran Valparaíso, que forma junto a los municipios de Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y Concón. Como Capital de la región, alberga a la Delegación Presidencial y al Gobierno Regional de Valparaíso, además de ser sede del Congreso Nacional, un importante terminal portuario y una de las tres urbes chilenas más pobladas.

Cuenta con una población cercana a 300 000 personas, y si incluimos su Área Metropolitana alcanza los 935 602 habitantes.

Valparaíso es base de la comandancia en jefe de la Armada de Chile y de otras instituciones del Estado de carácter nacional como el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, los servicios de Aduanas y de Pesca y Acuicultura. Es uno de los puertos con mayor movimiento de Chile y uno de los más importantes del Pacífico Sur.​

La ciudad es reconocida por ser un gran centro de educación superior, ya que están establecidas algunas de las universidades más importantes de Chile, como la Universidad de Valparaíso, Universidad Técnica Federico Santa María, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad de Playa Ancha.

Geográficamente, Valparaíso se presenta en forma de un gran anfiteatro natural, emplazada en la bahía homónima y rodeada de cerros, en los cuales vive la mayor parte de la población. Entre el pie de los cerros y el mar se forma el Plan, centro administrativo, comercial y financiero de la ciudad; mientras el litoral es ocupado por el puerto.

Debido a su riqueza arquitectónica desarrollada principalmente a finales del siglo XIX, en 2003 su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, convirtiéndose en el tercer sitio chileno protegido por el organismo internacional, tras el parque nacional Rapa Nui y 16 iglesias de Chiloé.

Unas vueltas por entre sus coloridas callejuelas y por su centro histórico. Volvemos al minibús y nos dirigimos a Viña del Mar, hacemos una breve parada para ver el famoso Reloj de Flores y su paseo marítimo.

Viña del Mar es una ciudad y comuna chilena perteneciente a la provincia y Región de Valparaíso, ubicada en el litoral central, sobre las cuencas de los estuarios Reñaca y Marga Marga y a orillas de la bahía de Valparaíso.

Fue fundada con su actual nombre el 29 de diciembre de 1874 y cuenta con una población de 334 248 habitantes en 2017, siendo uno de los municipios más poblados de la región.

A continuación nos llevan a un restaurante con vistas al pacífico en el que yo me he metido entre pecho y espalda un cebiche de salmón que no se lo salta un torero.

Terminada la comida y una vez han ido llegando al bus el resto de excursionistas, comenzamos el regreso a Santiago, no sin antes hacer una corta parada a las puertas del Museo Fonck para ver el famoso moai de su entrada.

Llegamos a la capital donde Valentina y José nos han ido repartiendo por los distintos hoteles.

Después de una ducha y un breve descanso en mi habitación, salgo a cenar al Restaurante La Virgen de Providencia. Buena comida, buena bebida y buena música.

Después, al alojamiento a descansar hasta el día siguiente.


Domingo, 24/09/2023

Santiago.

Me he levantado relativamente pronto y he bajado a desayunar con bastante tranquilidad a la planta baja, donde se encuentra el comedor. Al terminar ha ido a mi habitación, he acabado mi aseo y me he dispuesto a realizar una caminata hasta el Jardín Japonés, en la parte alta de Providencia.

Este jardín es un pequeño espacio verde situado en la subida al cerro San Cristóbal. Un lugar destinado a la contemplación y diseñado por el arquitecto Tadashi Asahi, que siguió las tradiciones milenarias del paisajismo asiático. Rodeado de estanques, puentes, farolas, rocallas y abundante vegetación entre la que destacan flores le loto, azaleas, bambúes, arces japónicos y sakura (flor del cerezo).

Desde estas terrazas se puede observar la ciudad desde un marco diferente.

Al ser domingo cualquier rincón de Santiago está lleno de gente. Muchos ciudadanos se lanzan a las calles para practicar deporte, bicicleta, correr, caminar, etc…

Después me he dirigido por los senderos del Parque Metropolitano hasta llegar al Zoológico Municipal.

Como ya podéis imaginar, al ser festivo, todo está a rebosar de turistas y santiaguinos (algo que, quien me conoce, me vuelve loco 😉 ).

Así que, visto lo visto, decido dejar a los animales del zoo tranquilos e inicio el regreso al hotel; de todas formas, a lo tonto, a lo tonto, me he hecho una caminata de unos 12 kilómetros.

Ya en el alojamiento, una buena ducha y un rato en la cama escribiendo lo ocurrido en la jornada.

A media tarde, y sin haber comido nada desde el desayuno, he salido a cenar en uno de los restaurantes de la zona, llamado Calabria. Cuando pido el postre veo que son las 19:00 (las 00:00 del día 25 en España) y al pastelillo que me traen le coloco dos velas (66) y he celebrado mi precumpleaños, con canción de cumple feliz por parte de los camareros y todo, jejeje.

Más tarde, vuelta al hotel a descansar hasta el día siguiente.


Lunes, 25/09/2023

Santiago.

Hoy no tendría que ser una jornada especial pero, bueno, para mí lo es; no todos los días se cumplen 66.

Después del desayuno, con toda la tranquilidad del mundo, me he retirado a la habitación, últimos momentos de aseo y, con una mañana fresca y luminosa, me he lanzado a recorrer la ciudad… General Flores, Cirujano Guzmán, avenidas Providencia y Nueva Providencia, plaza La Aviación, parque Balmaceda, parque Bustamante y… a esta altura he perdido el norte, he estado dando tumbos como una peonza hasta retomar el camino… He pasado por algunas facultades universitarias hasta llegar al parque San Borja, alameda Libertador B. O’Higgins, cerro Santa Lucía, Biblioteca Nacional de Chile, Palacio de la Moneda, Museo Chileno de Arte Precolombino (aquí tenía intención de visitarlo pero los lunes está cerrado, otra vez será!!!) y, por fin , he llegado a la Plaza de Armas de Santiago.

Una vuelta por los alrededores, un café en uno de sus bares, miles de personas por estas calles, cientos de perros y montones de indigentes procurándose un trozo de pan, unos pidiendo limosna, otros echando el ojo a ver qué pillan.

Inicio el regreso al hotel, ahora me resulta más fácil, he encontrado la orientación y, aunque he hecho alguna parada para descansar, he llegado a buena hora al alojamiento.

Esta vez han sido unos 12’5 kilómetros de caminata urbana.

Al llegar he separado las cosas que llevaré en mi mochila para la salida de mañana a Isla de Pascua y el resto queda en la maleta que permanecerá, por un módico precio, custodiada en el ‘Hotel Casa de Todos’ (al que volveré después de Rapa Nui). También he preparado unas prendas para que las laven y que recogeré a la vuelta.

He estado un buen rato escribiendo todo lo que he hecho durante el día y, a eso de las 17:30 he salido a comer/merendar/cenar. He regresado al restaurante La Virgen de Providencia (queda claro que es un lugar que me gusta).

Una cerveza bien fría, un tartar de salmón con varias salsas y una cheescake de maracuyá con un café cortado. Como colofón he vuelto a sacar mis dos velas y esta vez he celebrado el verdadero cumpleaños; los empleados me han cantado la canción rodeándome mientras soplaba.

He regresado al hotel, como un niño, más contento que unas pascuas, pascua? Eso mismo es lo que toca mañana (Isla de Pascua). Continúa la aventura!!!


Martes, 26/09/2023

Santiago – Isla de Pascua (Rapa Nui).

Comienza el día muy temprano, desayuno express y el taxi en la puerta del hotel para llevarme al aeropuerto. El despegue a su hora, un vuelo de cinco horas y media con muuuchas turbulencias. Esta isla es como un mundo aparte, un punto perdido en el Pacífico. Visado especial, permiso especial casi para todo, cualquier actividad que desees realizar tienes que tener una autorización y debes ir acompañado por un guía; todo ello, evidentemente, tiene un coste (y alto).

Llegada al aeropuerto internacional Mataveri (Easter Island) y allí está Mahatu, del Hotel Cabañas Aorangi, esperándome con un collar de flores para darme la bienvenida.

Vamos en su coche hasta el alojamiento, una serie de pequeñas casas (cabañas) que rodean una explanada de césped y frondosa vegetación.

Mientras se efectúa el check-in mantenemos una muy agradable conversación.

La verdad, tengo que confesarlo, me estoy llevando una muy buena impresión de este país.

Dejo mis cosas en la estancia, me doy una ducha, me cambio y salgo a dar un pequeño paseo por Hanga Roa, la capital de la isla.

El tiempo está bastante removido, nublado, temperatura de 19º y un viento fortísimo.

Llego hasta el restaurante que Mahatu me ha recomendado (Le-Frits Restobar-Cevichería), me pido un tartar de atún con su buen acompañamiento y un par de cervezas.

Gente super amable, sobre todo, a destacar Gabriela, una chavala bellísima a la que hago un par de consultas. Me indica el mini market más cercano y el local en el que puedo hacerme un tattoo. Allá que voy!!! En menos que canta un gallo, salgo del local con un moai tatuado en mi brazo izquierdo. Wow!!!

Hago una pequeña compra en el mini market y marcho al hotel. Realmente estoy cansado y paso el resto del día en la cabaña.

Ahora ya hasta el día siguiente.


Miércoles, 27/09/2023

Hanga Roa, Rapa Nui.

Ha sido una noche verdaderamente movida, una fuerte lluvia tropical, un viento huracanado y la falta de electricidad la ha convertido en horas inquietantes en las que apenas me han dejado descansar.

Recién amanece, vuelve la corriente eléctrica y aprovecho para poner el móvil a cargar, que está en las últimas, desayuno y comienzo el aseo diario.

Antes de hacer la primera salida del día estoy un buen rato charlando sobre el mal tiempo de la noche con Mahatu, la chavala encargada de las cabañas, una muchacha muy maja nativa de Rapa Nui.

Salgo, desde el alojamiento, en dirección oeste, por la zona más comercial de Hanga Roa y, desde aquí, siguiendo la línea costera, pasando por Tu’u Maheke, por el puerto y la caleta, por la playa de Poko-Poko y el cementerio católico de Hanga Roa, he llegado hasta Ahu Tahai y Ahu Ko Te Riku, lugares de interés turístico por los moais que allí se encuentran.

El día ha sido bastante desapacible, con mucho viento e incluso me han caído algunas gotas, aunque todo ha quedado compensado con la belleza del paraje.

Regreso al centro de Hanga Roa para comprar alguna cosa en el market, una paseo por las tiendas que hay abiertas y regreso a las cabañas. Sentado en la terraza escribo un poco y bebo algo fresco.

Hago una reserva para el día siguiente, una excursión para visitar el volcán Rano Kau, sus miradores y Orongo, la ciudad de los reyes.

A media tarde cae una tormenta tropical que dura 15 minutos y deja el cielo nublado y la temperatura algo más baja.

Intento usar el móvil para consultar algunas cosas y veo que no tengo conexión a internet, así que salgo a la zona comercial para usar el wi-fi de ‘Le-Frits restaurante’ y tomarme una cerveza. Le comento al dueño lo que pasa con mi conexión y él me acompaña por Hanga Roa hasta encontrar una pequeña tiendecilla de accesorios para celulares, se despide y me toca esperar un par de horas hasta encontrar una solución al problema (una nueva SIM de otra compañía que tiene más presencia en la isla), recupero internet y, ya algo cansado, regreso a mi cabaña hasta el día siguiente.

Sigo comprobando lo maja que es la gente que me encuentro en el camino.


Jueves, 28/09/2023

Hanga Roa, Rapa Nui.

Excursión volcán Rano Kau y Orongo.

La noche ha tenido sus momentos de lluvia tropical y yo he dormido muy inquieto, me he levantado algo tarde, he desayunado, aseado y vestido y me he acercado al centro para comprar maquinillas de afeitar (me las dejé olvidadas en la maleta en Santiago).

Después del afeitado he estado un rato escribiendo y haciendo tiempo hasta la hora en que llegara Vaihere, mi guía para la excursión al volcán Rano Kau.

Situado en el extremo sureste de Rapa Nui es uno de los tres grandes conos que forman gran parte de la isla.

Llegamos hasta un primer mirador desde donde se puede admirar la magnitud y belleza de su cráter, de 1’5 kilómetros de diámetro y sus aproximadamente 250 metros de profundidad. En su base existe una laguna con islas de totora y abundante vegetación y fauna.

El cráter tiene una fractura (llamada Kari-Kari) debida a una última erupción.

En el extremo oeste visitamos la aldea ceremonial de Orongo que, formada por unas 50 casa de piedra con forma elíptica, ofrece una visión clara de los islotes, que son el punto más al oeste de Chile.

Orongo, que significa en rapanui ‘E’l Llamado’, es un yacimiento arqueológico situado al sur-oeste de Rapa Nui en la cima del volcán Rano Kau. Es una aldea ceremonial construida con motivo del culto de Make-Make y la competencia del tangata-manu. Su uso era estacional, pues se utilizaba sólo una cuantas semanas al año, en el inicio de la primavera.

Se trata de un poblado con edificios con forma de botes construidos en piedra laja o keho, los cuales al estar semi hundidos, asemejan cuevas.​

Orongo es también el principal sitio de arte rupestre de Rapa Nui, con centenares de variados petroglifos que dan cuenta de la importancia que alcanzó esta aldea en tiempos antiguos. La aldea fue construida hacia fines del s. XVI, aunque el culto del tangata-manu parece que fue adquiriendo relevancia en los siglos posteriores.

El poblado no pertenecía a ningún pueblo rapanui, creyéndose que allí se alojaban los sacerdotes. Se sabe que allí se celebraba la ceremonia del Tangata manu en las que participaban todos los habitantes de la isla; a inicios de la primavera, temporada en que las aves marinas anidan en los islotes como parada de descanso migratorio, en Orongo se reunían los jefes de los clanes (´ariki) de toda la isla junto con sus representantes (hopu manu) que bajarían el acantilado de 300 metros y nadarían 1.400 metros para buscar, en el mayor de los tres islotes (Motu Nui) que existen frente al pueblo, un huevo de manutara (Gaviotín Apizarrado), ya que quien lo encontrara primero y volviera a Orongo entregándole el huevo a quien postulaba ser rey (tangata hoa manu) de la isla por el período de un año, era nombrado por los sacerdotes rey de toda la isla.​

Después de esta magnífica visita , Vaihere y yo nos hemos dirigido a Ahu Vinapú, un lugar arqueológico de gran importancia histórica.

El centro ceremonial de Vinapú incluye uno de los más grandes ahu de Rapa Nui. Este centro ceremonial posee una extraordinaria plataforma, que se destaca y la diferencia de los demás ahu construidos en la isla, al poseer una estructura arquitectónica que está compuesta de grandes losas de basalto hechas calzar cuidadosamente, de manera similar al de algunas construcciones incaicas de Cusco.

Debido a la similitud con la arquitectura incaica, según la hipótesis del historiador peruano José Antonio del Bustos, basados en las crónicas españolas del siglo XVI, como la de Pedro Sarmiento, el ahu Vinapú habría sido construido por el inca Túpac Yupanqui durante su expedición al Pacífico en 1465.

Terminamos esta excursión de medio día y nos dirigimos hasta Atamu Tekena, en Hanga Roa. Vaihere vuelve a su trabajo y yo me voy a comer al restaurante ‘Le-Frits’. En esta ocasión cambio el ceviche por porciones de pollo empanado con diferentes salsas, un par de cervezas y un café con leche. Paso por el mini market para hacer una pequeña compra y me dirijo al hotel, donde paso el resto de la tarde escribiendo estas líneas, mientras cae un chaparrón de tres pares de narices.

Mañana será otro día y espero que igual o mejor.


Viernes, 29/09/2023

Hanga Roa, Tour por la isla – playa de Anakena.

El día ha amanecido espléndido, desayuno en el alojamiento y a la hora estipulada (las 9:00) ha llegado el transporte para comenzar el tour por la Isla de Pascua y la playa de Anakena.

La furgoneta o minibús nos ha llevado hasta la costa oriental.

Hemos sido un total de siete personas, tres mujeres maduras colombianas, Xavi (un joven catalán afincado en Brasil), el guía, el chófer y yo.

Llegamos , en primer lugar, a Ahu Akahanga, la tumba de Motu Matu’a, el primer rey de Rapa Nui. Este ahu es una plataforma que al rodearla se pueden encontrar los vestigios del pueblo que una vez estuvo allí, con restos de hare paenga (casas), umu pae (fogones para cocinar) y antes de su guerra civil fue el hogar de 13 moais.

A continuación nos trasladamos hasta Rano Raraku, el cráter volcánico donde se halla la cantera en la que se tallaron la mayoría de moáis de la Isla de Pascua. Damos un largo paseo por la ladera del cráter y admiramos las imágenes icónicas de los moáis sin terminar que se encuentran repartidos por el lugar.

Después de esta caminata hacemos un stop para hacer un pequeño picnic y reponer fuerzas en este paraje maravilloso, en compañía de los más de 390 moáis de Rano Raraku.

La siguiente parada es en Ahu Tongariki, el santuario más grande de la Isla de Pascua. Como en Ahu Akahanga, los 15 moáis de Ahu Tongariki fueron derribados durante las guerras tribales en el siglo XVIII. En los años noventa, el gobierno chileno decidió restaurar la plataforma. Podemos admirar los moáis, que vuelven a alzarse frente al mar como en el momento de esplendor de la cultura rapanui.

Seguimos el tour visitando el santuario de Ahu Te Pito Kura, en el que se encuentra la piedra magnética que señala «el ombligo del mundo».

Más tarde llegamos a la playa de Anakena, donde podemos disfrutar de esta magnífica playa y de los moáis de Ahu Nau Nau. 

Finalmente, tras unas siete horas de recorrido, volvemos cada uno a nuestro hotel.

Ha sido una excursión muy completa, con unas explicaciones por parte del guía muy profesionales.

Descanso en la cabaña hasta la hora de la cena y salgo al restaurante para comer algo, regreso al alojamiento y a dormir hasta el día siguiente.


Sábado, 30/09/2023

Isla de Pascua – Santiago de Chile.

Hoy digo adiós a Rapa Nui.

Ha amanecido con muchísimo viento y bastante nublado. He desayunado con tranquilidad, aprovechando los alimentos que quedaban en el frigorífico. He dejado la cabaña lo más limpia y ordenada que he podido y… he esperado hasta la hora en que Mahatu me ha llevado al aeropuerto.

Abrazos, beso y collar de conchas para desearnos buena suerte.

El aeropuerto internacional Mataveri no es más que una pequeña nave industrial, con una única puerta de embarque, la misma que sirve para entrar.

Tras estar más de dos horas esperando, comienzan a llamar por grupos para subir al avión… Qué suerte, estoy en el grupo uno!!! Al entrar en la nave me doy cuenta que estoy en ‘business’. Asiento super cómodo que se hace cama, todo tipo de accesorios, bolsa de aseo, manta, almohada, bebida de bienvenida, auriculares de lujo, etc… Y el menú!!! Cágate lorito!!! De 5 *****

– Ensalada de hojas verdes (escarola, rúcula, canónigos, brotes y espinacas) con aceite de oliva y sal del Himalaya.

– Plato frío de dados de patata y lonchas de pollo con vinagreta de manzana y semillas de chía y zapallo.

– Raviolis con salsa boloñesa y queso gorgonzola.

– Mus de chocolate con tropezones de cacao.

Llegada a Santiago a las 22:10, me espera el taxi, me deja en el hotel.

Ya no hay tiempo para mucho más. A dormir hasta el día siguiente.


Domingo, 01/10/2023

Santiago.

Hoy Santiago se ha levantado gris y frío (5º) y yo he saltado de la cama, a eso de las 8:30. Desde la fabulosa comida en el avión no había probado bocado alguno y, sinceramente, me moría de ganas de bajar a desayunar. Lo he cogido con tanta gana que he comido demasiado. Tanto que me ha caído como una bomba en el cuerpo.

Regreso a mi habitación, es el mismo hotel (Hotel Casa de Todos) pero distinta habitación (ésta es absolutamente espectacular), he terminado mi aseo y he salido a la calle con el propósito de ir al Museo Chileno de Arte Precolombino.

No llevaba ni 600 metros recorridos cuando mi vientre he tenido un importante aviso de erupción volcánica… He tenido que volver al alojamiento a toda prisa, prácticamente volando.

Después de 1’30 horas de entrada y salida del baño, de pensar si salir a la calle o no… Por fin, me he armado de valor y me he encaminado hacia el museo.

Visita tremendamente interesante, en un espacio cercano a la Plaza de Armas de Santiago, donde se puede contemplar una extensísima muestra del arte centro y sur americano anterior a la llegada de los europeos.

El Museo Chileno de Arte Precolombino, conocido también como Museo Precolombino, es una institución cultural creada por la Municipalidad de Santiago y la Fundación Familia Larraín Echeñique. El Museo fue fundado el 10 de diciembre de 1981 y, siendo una institución público-privada, es financiado en partes iguales por la I. Municipalidad de Santiago, el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y los recursos propios generados el propio Museo.

Situado en el antiguo edificio del Palacio de la Real Aduana de Santiago, en calle Bandera esquina Compañía, en el centro histórico de la capital chilena (estación metro Plaza de Armas).

Este espacio alberga obras de arte únicas que demuestran la diversidad cultural americana, destacando su valiosa colección textil andina, con piezas de más de 3000 años de antigüedad, Momias de Chinchorro, las más antiguas del mundo, obras en cerámica, metal y piedra, verdaderas obras de arte de mayas, aztecas, culturas andinas, antiguos pueblos del Amazonas y el Caribe, y una sobresaliente colección de arte de las sociedades que habitaron el actual territorio chileno.

Regreso paseando, en este nuboso y frío domingo hasta Providencia, el lugar donde se encuentra mi hotel.

Antes de entrar al alojamiento paro en ‘La Virgen de Providencia’, me pido un tartar de salmón con sus salsas y una cerveza, paso por el market, compro unos piki-pikis y agua para la tarde.

Ya en la habitación, una pequeña siesta, un poco de escritura, otro poco de tele y… hasta el día siguiente, que toca volar hacia Atacama.


Lunes, 02/10/2023

Santiago – Calama – San Pedro de Atacama.

Este es un lunes que se debe considerar de transición. Hoy toca volar a Calama y, después, vía carretera, llegar a San Pedro de Atacama.

Maletas preparadas, desayuno tranquilamente, últimos momentos de aseo en el hotel y… a esperar al taxi, previamente reservado desde España, para que me acerque al aeropuerto.

Una vez allí, hoy toca esperar y esperar… Hago el check-in, paso el control de policía, me dirijo a uno de los bares cercano a las puertas de embarque, me como un bocata de jamón (bueno, de prosciuto) y queso, con una cerveza y… a esperar.

Llega el momento de partir, despegamos y tres horas después llego a Calama.

Había dejado un Santiago nuboso y con 6º y aterrizo en Calama con un sol de justicia y 28º.

En la salida del aeropuerto ya espera un transporte (también contratado previamente), concretamente un minibús, ya que somos unos 15 los que vamos a San Pedro de Atacama. Una hora y media después llegamos a nuestro destino, nos va dejando a cada uno en su hotel.

Llego al alojamiento (Hostal Casa Flores), me instalo y salgo a comprar algo de comida en un mini market cercano. Ya es de noche y no me apetece demasiado explorar, estoy cansado. Además llegando al hostal recibo un mensaje de Entel (la compañía telefónica) que me avisa que los datos del celular están a punto de agotarse, los desactivo y consumo sólo el wi-fi del establecimiento; una señal muy débil.

No es demasiado tarde pero me voy a la cama; ante ese infortunio y unas dos horas de corte de luz en San Pedro pues… en esos momentos siento que estoy en el culo del culo del mundo y lo mejor es dormir hasta el día siguiente.


Martes, 03/10/2023

San Pedro de Atacama – Lagunas escondidas de Baltinache.

Hoy me he levantado con otra predisposición. Busqué por la red lugares en San Pedro para recargar la SIM y encontré un local (de Entel), lo malo es que lo abren cuando les sale del poto, también hay una farmacia ‘Cruz Verde’ donde se pueden hacer recargas y hasta allí me he dirigido. He aumentado el saldo de datos del celular y ahora usaré el wi-fi cuando lo haya y dejaré los datos para momentos de urgencia.

A eso de las 14:00 tengo una excursión, así que de regreso al hostal he comprado algunos víveres y agua en el market y espero la hora para realizar la salida:

Lagunas escondidas de Baltinache.

Pasadas las 14:00 pasa por mí el minibús y sigue recogiendo excursionistas por los otros alojamientos. Somos un total de 17, más el chófer y el guía, y la inmensa mayoría son brasileños; hay mucho turista de ese país en Chile.

Tomamos dirección suroeste y en la subcuenca del Llano de la Paciencia, en la Cuenca del Salar de Atacama. En la inmensidad de este paisaje, tan hermoso que te hace sentir minúsculo, se encuentra este conjunto de siete lagunas, alimentadas principalmente por las lluvias. Todas están protegidas y sólo en una de ellas está permitido el baño.

El agua está muy fría y su concentración de sal es tan grande que se puede comparar a la del Mar Muerto; es absolutamente imposible no flotar.

Después de un buen rato de baño salimos del agua rebozados en sal y nos dirigimos caminando por un sendero señalizado que nos lleva a visitar las otras seis lagunas. Al llegar a la última, nos espera el chófer con el minibús y un depósito de agua dulce con el que nos podemos duchar y quitar la sal del cuerpo.

Subimos al transporte de regreso a San Pedro y, antes, hacemos un alto en el camino para tomar un refresco y una pequeña merienda preparada por el conductor. Terminado el picnic volvemos al minibús y tomamos el camino de nuestros hoteles.

Ya se ha hecho de noche y mañana tengo otra actividad que comienza a las 7:00, así que… poco más, a dormir hasta el día siguiente.


Miércoles, 04/10/2023

San Pedro de Atacama – Valle Arco Iris – Yerbas Buenas.

Me he levantado super temprano, he tomado un batido de chocolate y unas galletas de limón, he preparado mi mochila y, a eso de las 7:00, espero en la puerta del hostal. Han llegado a la hora y hoy tenemos una actividad en El Valle del Arco Iris – Yerbas Buenas.

La excursión la componemos 12 personas, contando al conductor y a Jonathan, el guía.

Después de una hora de carretera, en dirección a Calama, y por pistas polvorientas e irregulares, llegamos al Valle del Arco Iris, en la cuenca del Río Grande, en la región de Antofagasta y a más de 3000 metros sobre el nivel del mar.

El nombre le viene por la gran variedad de colores que se observan en sus cerros y tierras, todo ello debido a la intersección de varias cordilleras, a la actividad volcánica y a la erosión de las lluvias y los vientos.

Por todo esto, que no es poco, se observa la gran variedad cromática, en diferentes niveles que ofrece este rincón de Atacama.

Al finalizar este maravilloso recorrido por estos parajes de ensueño hemos llegado al minibús donde el chófer nos tenía preparado un desayuno continental, después nos hemos dirigido, en dirección sur, hasta la zona llamada ‘Yerbas Buenas’.

Este es un lugar especialmente atractivo por la cantidad de petroglifos, cientos y cientos de dibujos en la roca, la inmensa mayoría de la época preincaica e inca, representaciones, sobre todo, de siluetas de guanacos y llamas, también figuras humanas, flamencos, cánidos y un mono.

Después de esta interesantísima excursión, amenizada por las explicaciones magistrales de Jonathan, volvemos a San Pedro, nos despedimos en la plaza de touristour y yo decido, recomendado por el guía, buscar el restaurante ‘El Huerto’ y comerme un plato de pasta y dos refrescos de cola por 3.300 pesos (3,42 €).

Vuelta al hostal, ducha, lavado de ropa y algo de siesta.

Más tarde escribo estas letras.

No mucho más, me preparo un sandwich y me marcho a la cama pronto, que mañana hay otra salida a las 6:00 a.m.


Jueves, 05/10/2023

San Pedro de Atacama – Piedras Rojas, Salar y Lagos del Altiplano.

En este día la excursión está indicada para comenzar sobra las 6:00 a.m., Allí estoy yo, en la puerta del alojamiento, después de desayunar unas galletas y un batido de fresa, esperando como un auténtico idiota, pasando más frío que carracuca y… cagándome vivo!!! Espera que te espera hasta las 6:55 a.m. cuando llega el minibús para comenzar la excursión a…

Piedras Rojas, Salar de Atacama y Lagos del Altiplano.

Con una cara de mosqueo total cuando el guía, del que no recuerdo ni el nombre, me da la bienvenida.

Aún tardamos una hora en completar la recogida de excursionistas y comenzar el tour; a todo eso yo cagándome encima y en el guía, por supuesto.

Salimos ya con el sol en lo alto y dirigiéndonos al Salar de Atacama; antes hacemos una parada en el punto señalado en la carretera como ‘Trópico de Capricornio’.

Para empezar ya hay alguna alteración en el programa estipulado. Entre eso y la falta de puntualidad ponen mi nivel de mala hostia al máximo; se podría decir que hoy es el día ideal y perfecto para una ‘belmontada’.

El grupo de este tour se compone de unas 15 personas. Tampoco entre nosotros existe una conexión especial. Hay una pareja que integra una catalana (que me recuerda mucho físicamente a Marta) y su compañero italiano, un matrimonio de chilenos maduros que son de Puerto Natales y Mikel, un chaval vasco encantador con quien hubo un buen feeling de inmediato… del resto ni me acuerdo.

El guía ha estado pasándose el programa por el forro de los cojones.

Después del trópico hemos parado en un punto del camino, junto a unas grandes rocas, para desayunar; por fin he podido cagar.

Nos ha llevado a un par de lagunas altiplánicas (a más de 4000 metros de altitud y en un entorno, eso sí, espectacular), nos ha dado las explicaciones que le ha querido, en un tono que parecía que nos estaba riñendo.

Después nos hemos dirigido al Salar de Atacama, un espacio natural de una belleza sublime, con un viento y un frío horroroso. Hemos hecho un gran recorrido andando y cuando hemos regresado al bus nos hemos adentrado en otro rincón del Salar para contemplar los diferentes tipos de flamenco.

Yo, aquí, no le he sacado el punto interesante (posiblemente haya colaborado la mala leche que llevaba todo el día); a mi este lugar me ha recordado mucho a las salinas de Torrevieja, la verdad.

El tour ha terminado llevándonos a San Pedro de Atacama, metiéndonos en un restaurante para comer (se incluía en la excursión el almuerzo), nos ha dejado allí solos y se ha marchado casi sin despedirse… cuando el tour tenía más actividades (yo he pasado mis quejas sobre la jornada a la empresa organizadora).

Finalmente, Mikel, Jorge (el chileno) y yo nos hemos ido a otro restaurante a tomarnos unas cervezas y un picoteo. Hemos estado entre risas y bromas pasando un buen rato. Después, ya mediatarde, he llegado al hostal bastante cansado y, sin cenar, me he ido a la cama… El día siguiente toca otra excursión, otra ruta, otro tour y… a una hora más temprana.


Viernes, 06/10/2023

San Pedro de Atacama – Géiseres de El Tatio y Laguna Machuca.

Esta vez toca madrugar bastante, en esta ocasión la recogida de gente para este tour comienza a las 5:00 a.m.

Van a ser dos horas de carretera bastante mala para ver al amanecer estos:

Géiseres de El Tatio y la Laguna Machuca.

Iniciamos muy puntuales la ruta estipulada. El guía, Andrei, un tipo muy agradable y entendido en todo aquello que vamos encontrando en el camino. Somo un grupo de unos 16 excursionistas, la gran mayoría brasileños.

Llegamos a El Tatio (el abuelo que llora).

A unos 80 kilómetros de San Pedro de Atacama se encuentra este campo de géiseres, comprende un área de 10 km², compuesta por las fuentes termales y terrazas sinter, ubicado en los montes andinos a unos 4290 m.s.n.m. lo que lo posiciona como el campo geotérmico más alto del mundo. Es el grupo de géiseres más grande del hemisferio sur y el tercero del planeta.

Este campo geotérmico se compone de 100 manantiales hasta ahora inventariados, de los cuales corresponden a 80 géiseres activos o verdaderos y cerca de 30 son manantiales de erupción perpetua.

La altura media de los manantiales es de 69 centímetros, mientras que la altura media de los géiseres verdaderos es de 76 centímetros en promedio. Los géiseres verdaderos del Tatio representan el 8% del total a nivel mundial.

Está emplazado en la parte superior de una fosa tectónica de alrededor de 4 kilómetros de ancho por 6 kilómetros de largo, que conforman el valle del Tatio y está flanqueado por el sector este por macizo tectónico denominado Serranía Tucle-Loma Lucero, compuesto por estratovolcanes andesíticos y que conforman el límite geográfico natural con Bolivia. Mientras que por el oeste está flanqueado por el denominado grupo Volcánico El Tatio, conformado principalmente por domos riolíticos.​

El lugar del emplazamiento del graben, posee un relleno de rocas volcánicas de 800 a 2000 metros de espesor. Gracias a la existencia de tobas e ignimbritas relativamente impermeables, el agua caliente se desplaza hasta el lugar donde afloran debido a la presencia de fracturas en disposición NW-SE y NE-SW y que permiten que el agua caliente surja en forma controlada.

Las aguas del campo geotérmico provienen de un área localizada al Este-Sur Este del lugar donde se encuentran los géiseres. Esta área posee una superficie de entre 12 a 20 kilómetros cuadrados de extensión. El agua se desplaza en forma lateral desde esta área hasta el campo geotérmico a través de tres acuíferos denominados ignimbritas Puripica, Salado y dacita Tucle. Estas aguas calientes están alimentadas por las calderas de Pastos Grandes y Guacha.

Después de gozar durante un gran rato de esta maravilla de la naturaleza, volvemos al minibús y nos dirigimos a la población de Machuca.

Una vuelta por sus alrededores, tiempo para ir al baño, contemplar su laguna, su hermoso paisaje y ocasión para probar sus conocidos pinchos de carne de llama (exquisitos).

Iniciamos el regreso a San Pedro. La jornada termina en la plaza touristour.

Una visita al mini market cercano al hostal.

La tarde, ordenando cosas, escribiendo y preparando las mochilas que me llevaré para los próximos cuatro días, que prometen ser una auténtica aventura.


Sábado, 07/10/2023

San Pedro de Atacama – Uyuni (Bolivia).

No las tengo todas conmigo, el tour de hoy me ha generado dudas desde el principio; en todo momento tenía pensado que ‘cuatro/días, tres/noches por el Salar de Uyuni’ sería una estafa.

He desayunado en mi cuarto y, a eso de las 7:00 a.m. he esperado en la puerta del alojamiento a que llegara el transporte del tour.

Finalmente, y bastante puntual, ha llegado el minibús. En el vehículo, aparte del chófer, somos 12 personas que nos dirigimos a la frontera chilena/boliviana de ‘Hito Cajón’. Pasamos el control chileno con cierta lentitud por todo el protocolo burocrático.

Ahora, en tierra de nadie, frente a los controles bolivianos (2), tomamos el desayuno. Y es después de este momento cuando el grupo de doce se divide en dos (6+6).

Pasamos los trámites de entrada al país, pagamos el permiso a los parques y accedemos a Bolivia, cada grupo en su 4×4 con su conductor/guía correspondiente.

Nuestro chófer es René, de la compañía Tombo Loma, y mis compañeros de aventuras son Chloe, Víctor y Ethel (los tres, franceses) y Thais y Robson (brasileños).

René nos lleva por pistas irregulares y pedregosas hasta las formaciones rocosas de los Monjes de Tambo, la Laguna Blanca, la Laguna Verde, el Desierto de Dalí y Polques, donde hay unas piscinas termales con posibilidad de baño y donde hacemos el almuerzo en uno de sus establecimientos.

Después de esto, hay mucho camino por delante, tomamos dirección al hospedaje (muy básico) de Villa Mar, donde cenaremos y dormiremos.

Ya en este primer día, compartir juntos el trayecto y todas las visitas a estos maravillosos espacios naturales, ha hecho que entre nosotros se haya generado un lazo especial. Entre el francés, el portugués brasileño, el inglés y el español (parece un chiste, pero no lo es) hemos tenido una comunicación muy fluida, conversaciones que han ido desde las más disparatadas hasta las más serias y profundas en las que también René interviene y, todo ello, haya contribuido a que durante todo el recorrido se hayan dado momentos de muchas risas, canciones y debates varios.

Llegamos al hospedaje, tiempo de duchas y aseo, de cena sencilla y… directos a la cama hasta el día siguiente.


Domingo, 08/10/2023

Uyuni.

Desde muy temprano ya estamos despiertos, en el hotel de Villa Mar. Desayuno ligero y nos dirigimos, con todos nuestros bártulos, al auto y al Valle de las Rocas, un lugar mágico donde cada rincón te despierta la imaginación y te lleva a observar animales y objetos fantásticos… Un camello, la Copa, la Italia perdida, una nave espacial… un Gran Corazón. Un buen paseo por entre esas figuras y un montón de fotos.

Nos acercamos ahora a la Laguna Catal, conocida también como Laguna Negra o la Joya Andina. En este lugar tenemos la posibilidad de contemplar varias especies de flamencos, otros tipos de aves, camélidos y la curiosa vizcacha.

Realizamos el almuerzo en los alrededores de la laguna, en la estación de trenes de San Agustín Julanca.

Vamos ahora en dirección al hotel en el que pasaremos la próxima noche, antes visitaremos el Cañón de la Anaconda y su imponente mirador.

En algunos puntos del recorrido estamos llegando a altitudes que rozan los 5000 metros.

Estamos siendo una auténtica piña, con un nivel de complicidad y de buen rollo que roza lo inimaginable. Ya tan sólo dos días de convivencia y se está generando un clima de camaradería impresionante.

Llegamos al Hotel de Sal de Tambo Lomba, un lugar con un cierto nivel, habitaciones con baño privado, la mía concretamente individual, un comedor amplio, con una cena muy completa y especial.

Aquí hemos coincidido con otros tour y, particularmente, con los seis que compartían el mismo bus que nosotros en San Pedro.

Nosotros, durante la cena, nos miramos y, sin decir nada, comprendemos la suerte que tenemos de haber coincidido… Los del otro grupo son mundos distintos, sin comunicación, sin tener nada en común.

Después de la cena , un rato de charla, de juegos… y seguidamente nos retiramos a dormir en nuestras habitaciones.

Para la jornada de mañana tenemos que madrugar bastante… va a ser el día del Salar de Uyuni.


Lunes, 09/10/2023

Uyuni.

Uyuni, Uyuni,… Dios mío, Uyuni.

He soñado tanto con esto que aún no me lo termino de creer.

No ha amanecido todavía y ya estamos listos para ir al Salar, hay que ver despuntar el sol en el horizonte, estando dentro de esa llanura.

Tambo Lomba no queda muy alejado, así que partimos hacia allá; el desayuno queda para después. El 4×4 toma una de las entradas, por el sur.

En el sureste de Bolivia, en el altiplano de los Andes, a 3650 metros sobre el nivel del mar y con una superficie de 10.582 Km2, es el mayor desierto de sal y el más alto del mundo.

Ya tan sólo con esos datos impone imaginarse estar en medio de esa maravilla de la naturaleza.

Aún quedaban unos minutos para la salida del sol cuando el vehículo se adentra y se posiciona en el centro de este espacio de sal. En grupo salimos del 4×4 y comenzamos, juntos o en solitario, a sacar cientos de instantáneas. Todo es realmente mágico. Estamos como niños chicos el día de Navidad.

Nos abrazamos, lloramos, reímos y la conexión ha sido brutal!!!

Sale el sol y pone la guinda a ese momento tan fascinante. Lo confieso, y me emociono, soy muy feliz.

Volvemos al 4×4 y René nos lleva a desayunar a la isla de Incahuasi, un pequeño cerro, en mitad del salar, un oasis de tierra repleto de cactus, algunos de ellos con cientos de años. El guía se queda en el parking de la isla mientras se queda preparando el desayuno.

El recorrido por los senderos del cerro, rodeados por miles de esas plantas, con el salar de fondo, también supone grandes y alucinantes momentos.

Después de la caminata nos dirigimos a los alrededores del vehículo para tomar el desayuno, que rodeados de tanta belleza nos sabe a gloria bendita.

Subimos al 4×4 y ahora, René, nos lleva en dirección a la ciudad de Uyuni, antes una nueva parada en mitad del blanco elemento, con el sol allá en lo alto, para volver a fotografiar, fotografiarnos y filmarnos de mil maneras posibles. Se nos pasa el tiempo entre risas, bromas y buen rollo.

Llega el momento de salir del lugar, pasando antes por el museo de sal y el pueblo de Colchani para hacer las compras de souvenirs y productos típicos.

Llegamos a Uyuni, hacemos una visita al Cementerio de Trenes y, después, comemos en un local de la ciudad.

Mientras estamos almorzando, se unen en el comedor los otros seis componentes del grupo inicial (sinceramente, un conjunto de setas). Nosotros nos miramos y, sin decir nada, sentimos lo mismo.

Viene René y nos acerca hasta la oficina del tour en Bolivia, que se encuentra en Uyuni. Aquí comienza la despedida con este genial guía, que se ha involucrado al máximo con este grupo. Abrazos, besos y alguna lagrimilla que otra. Hemos creado un grupo de whatsapp en el que, por supuesto, se ha incluido a René.

Esperamos en la agencia hasta las 16:00 la llegada de un nuevo conductor/guía que nos llevará hasta el lugar donde pernoctaremos esa noche y, al día siguiente, nos dejará en la frontera de Bolivia/Chile.

Llega Juan, un chófer joven (27 años) y bastante más inexperto, con un vehículo también un poco más pequeño. Cargamos el auto y nos dirigimos has Villa Mar (el hospedaje de la primera noche). Cena sencilla y, muy pronto, a la cama, ya que la salida de la mañana siguiente a la frontera será a las 4:30 a.m.


Martes, 10/10/2023

Uyuni – San Pedro de Atacama.

Después del completísimo día de ayer, hoy es la jornada de regreso a San Pedro de Atacama. Esto no quiere decir que se trate de un retorno y punto.

Nos hemos levantado a las 4:00 a.m. para iniciar el trayecto a las 4:30, noche despejada y con un cielo estrellado que parecía que nos quería comer.

Villa Mar queda atrás y nosotros, sin desayunar, comenzamos el itinerario muertos de sueño. En esta parte del camino nos ha tocado un chófer bastante novato y conduce con muchísima prudencia; se nos hace eterno.

Hasta no llegar a Polques (donde hicimos el almuerzo del primer día) no hemos desayunado.

Un desayuno, por cierto, bastante cutre y escaso.

Están siendo muchas horas de caminos polvorientos y pedregosos… Los cuerpos están bastante cansados.

Seguimos ruta y, finalmente, llegamos a la zona fronteriza. Comenzamos a pasar por los trámites (eternos) de salida de Bolivia y de entrada a Chile.

Esto es algo que ya habíamos comentado, ahora estamos totalmente de acuerdo; al llegar a San Pedro nos iremos a comer juntos, a modo de ‘Déjeuner d’adieu’, ‘Almoço de despedida’ o Almuerzo de despedida.

El transporte que nos ha recogido en la frontera ha dejado a algunos en la plaza Touristour de San Pedro y a otros en nuestros hoteles. hemos quedado en vernos, unos minutos más tarde, en la calle Caracoles, concretamente en el restaurante Chelacabur. Nos hemos pedido unas pizzas y unas carnes asadas con patatas. Finalmente hemos terminado tomando unos cafés con dulces en la Franchutería, en la calle Licancabur.

Chloe, Víctor, Ethel, Thais, Robson y yo hemos puesto fin, al menos físicamente, a esta maravillosa experiencia, a esta aventura que llevaremos siempre en nuestros corazones.

He vuelto a mi hostal, todavía emocionado, para descansar de estas últimas jornadas y… preparar el equipaje para el traslado a Santiago de Chile al día siguiente.


Miércoles, 11/10/2023

San Pedro de Atacama – Calama – Santiago de Chile.

Día de transición. Dejo todo preparado a la espera del taxi que me lleve a Calama.

La noche ha sido rara, he dormido por partes, como en fascículos. Aún mente la brutal experiencia de Uyuni.

Llega el transporte bastante puntual y me lleva, junto a otros usuarios, al aeropuerto.

Las esperas, ya se sabe, son horribles. Facturo la maleta, espero.

Tomo un pequeño almuerzo en la terminal, espero.

Llaman al vuelo, espero.

Finalmente, todo a su tiempo.

Llego a Santiago donde me espera el transporte reservado y me acerca a Providencia, la misma zona de la última vez, la misma calle, pero distinto hotel, en esta ocasión… Hotel de Blasis.

Cómo comenzar a valorar este establecimiento?

Como edificio, una valoración de 9. Una antigua casa, pequeña y señorial, reformada en su totalidad, situada en plena Providencia y decorada con bastante buen gusto.

La habitación que se me asigna pudo haber sido, en los tiempos de los señores del siglo XIX, el cuarto de la plancha o una minúscula estancia para un criado. Son apenas 2×2 metros, en la primera planta, en la parte trasera del edificio, sin armario y con el baño (diminuto) al otro lado de las escaleras.

La calle en la que se encuentra el hotelito es una de las más ruidosas por la cantidad de bares, pubs y terrazas que funcionan a todo gas, hasta altas horas de la madrugada.

Tema aparte es hablar del recepcionista/dueño y señor de esta casa de ‘muñecas’.

Lo primero que me suelta, nada más verme es… ‘uyyy, me encantan tus pendientes!!!’, ‘Son de oro, verdad?. No podrían ser de otro material, se nota que tienes buen gusto.’

En el momento que estoy haciendo el check-in y llama a un muchacho para que suba mi maleta al cuarto, lo primero que me viene a la cabeza, al ver la pluma del empleado, es la película de ‘La Cage Aux Folles’, con ese criado de color, super mujercita.

Todo me tiene tan atónito y sorprendido!!!

Más aún cuando estoy ordenado cosas de mi maleta, llama a la puerta (el dueño) para traerme un café, me lo deja en la mesita de coche, se sube de rodillas a la cama para descorrerme las cortina de la ventana, diciéndome, mientras se pone de culo en pompa junto a mi y me suelta, meneando su trasero… ‘Así mejor, que entre la luz para que tengas buena vista… Te gusta lo que ves?’ Yo me quedo muerto. Ojo, que no me disgusta lo que veo. Es un tipo muy atractivo, y él lo sabe, de unos 40 años +/- y con un cuerpo muy cuidado… Pero no es ni el lugar, ni el momento de hacer esos alardes de seducción. Además yo soy el cliente y me debe un respeto.

He tenido por un segundo la idea de cambiar de hotel pero… he pensado ‘sólo va a ser una noche, aguanta que esto pasa rápido’.

Salgo a la calle a dar una vuelta, cambiar dinero y comer algo. Vuelvo a Calabria Restobar, donde las trabajadoras me reconocen y me saludan con cariño. Mientras, almuerzo un plato combinado de arroz, carne mechada y ensalada, junto a un par de cervezas. Dejando atrás la experiencia con la princesita del hotel, la situación en el restaurante, y todo lo vivido hasta el momento en este país, me hace sentir a gusto en esta ciudad, en esta tierra, como formando parte de ella.

Bueno, no sé, este viaje está siendo una experiencia muy fuerte para mi.

Vuelvo al hotel, habiendo pasado antes por un mini market para comprar agua con gas y algo de dulce. Me encierro en el mini cuarto, me tumbo en la cama, escribo todo esto… Me quedo dormido hasta la mañana siguiente que sólo será otro día de transición (espero).


Jueves, 12/10/2023

Santiago.

La intención y el plan para hoy era pasar el día en la cama (a las 0:30 tengo el transporte al aeropuerto) pero sigo tan decepcionado con este alojamiento que… me visto, desayuno y me lanzo a la calle para despejarme.

Camino, sin prisa alguna, hacia la Costanera Tower Center. El día es bastante despejado y creo que voy a tener mejores vistas, desde allá arriba, que la vez anterior.

Hoy la subida a la torre está mucho más concurrida y, a pesar del smog santiagueño, hay mejores panorámicas. Un café en el bar de la torre, un buen rato con mis pensamientos contemplando Santiago bajo mis pies y bajo a dar una vueltas por el centro comercial (Ja, ja, ja… Yo en un C.C. de cinco plantas? Estamos locos? 🙂 )

Ahora camino en dirección al hotel, es demasiado pronto, así que hago una parada en Calabria Restobar y me tomo un jugo de mango y maracuyá, sentado en la terraza, viendo el ir y venir de la gente.

Me despido de las chicas y me voy a comer un tartar de salmón con sus variadas salsas y una cerveza bien fría a la ‘Virgen de Providencia’. Aquí también le digo adiós a mi chica favorita, una venezolana estupenda y cariñosa que trabaja en el local de camarera (y que podría ser mi nieta, jejeje).

Compro agua y algo de piki-piki en el market de siempre y vuelvo al castillo de la princesa.

Tiempo de siesta intermitente, de tiempo de escritura y de organizar el equipaje. A medianoche, ducha rápida y salida a la puerta del alojamiento, esperando el transporte contratado.

Entre el barullo y el kaos de una calle con los bares a todo ritmo, por fin el chófer y yo nos encontramos, cargamos el equipaje en el auto y… salimos de aquel guirigay camino del aeropuerto.


Viernes, 13/10/2023

Santiago de Chile – Punta Arenas.

Una madrugada bastante agotadora, entre la facturación automática, la entrega del equipaje, las horas de espera para embarcar, ha sido una noche eterna y un vuelo muy cansado. Además, hasta el último momento, no lo sabía, el avión ha hecho una escala en Puerto Montt, para dejar y recoger nuevos pasajeros, antes de llegar a Punta Arenas.

Por fin aterrizamos en el destino, el taxi estaba ya esperando mi llegada en el aeropuerto.

Hay una pequeña pega; es tan pronto que el albergue (Hotel Patagonia Mágica) no me esperaba tan temprano. Puedo dejar las maletas en el alojamiento pero la habitación no estará lista hasta horas después. Así que voy a dar una vuelta por la ciudad, voy a hacer tiempo desayunando, paseando, etc…

A eso de las 12:00 ya no puedo más, estoy agotado, sólo tengo ganas de dormir… He recorrido el centro de Punta Arenas, he recargado nuevamente la SIM en una farmacia Cruz Verde, he estado horas en un snak-bar con café con leche y pasteles, hacer alguna compra básica, etc… Me dirijo al alojamiento y al poco de esperar, ya tienen lista la habitación. Deshago la maleta, me ducho, me cambio y…, a todo eso, me quedo de piedra al ver dónde me he metido,

Eso estaban preparando mientras yo daba vueltas por la ciudad???

Lo primero que he pensado es que en la estancia se había cometido algún asesinato, Hay alguna mancha sospechosa en las paredes que no quiero pensar de qué es. Asqueroso!!!

Pero… estoy tan cansado que, después de la ducha, sólo quiero dormir. Había cambiado el Castillo de la Princesa por la Torre de la Bruja. Me despierto cuando comienza a anochecer y… ufff, no era un mal sueño!!! Me visto y salgo a cenar en un chino cercano. Buena comida, sitio limpio y buen precio.

Ahora regreso al ‘albergue’ y sigo durmiendo hasta la mañana siguiente.


Sábado, 14/10/2023

Punta Arenas

P. N. Alberto Agostini, Ruta de los Glaciares (anulada).

Me despierto y… se confirma, no ha sido una pesadilla; sigo en el mismo sitio de la noche anterior. Tengo que confesar que, a la luz del día, no está tan mal. Bien es verdad que he estado en lugares peores pero esto no es lo que yo había imaginado.

Para hoy estaba prevista una excursión al…

Parque Nacional Alberto Agostini – Ruta de los Glaciares.

Pero, cosas de la vida, la compañía ‘Sólo Excursiones’, con quien tenía hecha la reserva de este fabuloso tour, me avisa, vía mail, tres días antes, que lo tienen que anular… Nos ha jodido la marrana!!! Yo, que había hecho modificaciones en Punta Arenas en base a esta Excursión, me quedo con tres pares de narices… Cabrones!!!

Bueno, intento solucionarlo. Reservo para el día de mañana una salida a la Isla de la Tierra del Fuego.

Hoy se presenta un día bastante tranquilo, voy paseando hasta el mirador del Cerro de la Cruz, lugar emblemático de la ciudad con unas vistas estupendas de la misma.

Desayuno en ‘Bendito Pan’, una confitería/panadería muy cuqui que además tiene wi-fi (algo que está muy presente en casi toda la ciudad, menos (grrrr) en el horrible alojamiento).

Camino hasta la Plaza de Armas y callejeo hasta llegar a la zona del Paseo marítimo.

Hago compra para la tarde y el día siguiente, en un mini market, y vuelvo al ‘albergue’ donde paso el resto de la tarde arreglando mi mochila para el día siguiente, me aseo, meriendo alguna cosa, escribo y… a dormir que mañana hay que madrugar.


Domingo, 15/10/2023

Punta Arenas – Excursión a la Isla Grande de la Tierra del Fuego.

A eso de las 7:10 llega el minibús por mí.

Antes había desayunado un batido de cacao y unas rosquillas de coco. Estaba listo para la…

Excursión a la Isla Grande de la Tierra del Fuego.

El guía y conductor, Jonathan Gómez, se encarga de recoger al resto del grupo, uno a uno por cada hotel. Partimos en dirección al embarcadero de Punta Arenas, a las afueras de la ciudad, para tomar el Ferry que nos cruzará el Estrecho de Magallanes hasta la Isla Grande de la Tierra del Fuego.

Dos horas y media de trayecto hasta llegar a la ciudad de Porvenir, en la parte de la isla de la Tierra del Fuego perteneciente a Chile. Damos un pequeño recorrido por alguna de sus calles y sus plazas y no encontramos nada abierto, por ser domingo. En el paseo, especial atención a la plaza Selk’nam, lugar dedicado a la memoria de este pueblo y donde Jonathan nos cuenta la historia de esta milenaria etnia, originaria de estas tierras, y su brutal genocidio.

Reconozco que el relato me impacta sobremanera y merece, al menos, el siguiente comentario.

Los Selk’nam.

Durante la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del XX se produjo la matanza más brutal en el cono sur del continente americano; esta fue el conocido Genocidio Selk’nam.

La etnia Selk’nam fue un pueblo amerindio que ocupaba las extensas tierras de la Isla Grande de la Tierra del Fuego (Argentina y Chile). Pueblo que, durante unos 10.000 años, habitó la zona conocida como la Patagonia. Eran cazadores y recolectores, gentes robustas y de gran altura para los que su principal recurso era el guanaco (su carne, sus huesos, sus pieles).

El Genocidio.

La Patagonia era y es una tierra inhóspita, fría y estéril para la agricultura. A mitad del siglo XIX, impulsada por los gobiernos de la época, se vio colonizada por gentes de muchas partes del mundo, sobre todo de Europa. Con la oferta de regalar tierras (grandes extensiones), casa e, incluso, dinero y empujados por las crisis económicas y sociales, llegaron a estas tierras patagonas familias con la ilusión de una vida mejor pero… también personas sin ningún escrúpulo y mucha ambición que pasarían por encima de cualquier cosa o persona con tal de conseguir lo que se proponían.

Aquí chocaron las ambiciones coloniales con el pueblo Selk’nam. Donde la supremacía blanca, una vez más, se impuso a toda una etnia. La matanza, en la que intervinieron mercenarios, fue tan brutal que se llegaron a pagar unos pocos pesos por la prueba física de esas muertes (ojos, orejas, narices, testículos, etc…)

Varios fueron los personajes, además de los gobiernos de la época, que apoyaron dicha matanza, entre ellos un español, nacido en Avilés, José Menéndez Menéndez.

Familias como los Menéndez, los Braun, los Blanchard, etc… llegaron a estas tierras huyendo de las calamidades y miserias de Europa para hacerse los reyes de una tierra por encima de los habitantes y dueños reales de esa parte del mundo.

Salimos de Porvenir en dirección a Bahía Inútil, paisajes extensos de pura pampa chilena, hasta llegar al Parque Pingüino Rey. Día muy desapacible, con muchísimo viento y un frío que cala los huesos.

El pingüino en cuestión se puede observar pero a una distancia considerable, por un circuito muy marcado y con un control extremo.

Volvemos al minibús, que por la carretera va dando bandazos por las fuertes ráfagas.

Vamos en dirección norte , por Cerro Sombrero hasta Puerto Progreso. En Cruce Bahía Azul tomamos un ferry, esta vez de 20 minutos de recorrido, que nos lleva a Punta Delgada (en el continente). Desde aquí, por carretera, nos dirigimos a Punta Arenas.

Antes hacemos un alto en el recorrido y visitamos ‘Estancia San Gregorio’, un lugar de enorme interés histórico. En la costa aún se pueden contemplar los restos del vapor ‘Amadeus’ y de la barca ‘Ambassador’.

La estancia San Gregorio es un antiguo conjunto industrial ubicado en la comuna de San Gregorio, Región de Magallanes, en el sur de Chile. Es uno de los principales testimonios del modelo de gestión agroindustrial que representaron las estancias en la Patagonia, centrales en la producción ovina de lana, sebo, carne y cueros a gran escala.​ Se encuentra en el km 120 de la ruta internacional CH-255, al norte de Punta Arenas, y fue declarado Monumento Nacional por el Consejo de Monumentos Nacionales en 2000.

La estancia fue fundada por José Menéndez. Ubicada en la margen noreste del Estrecho de Magallanes, frente a la bahía homónima,​ el asentamiento reunía en una misma área productiva todos los servicios necesarios para las faenas ganaderas y manutención de sus trabajadores.​ Así, sus instalaciones incluían una grasería, invernadero, galpón de esquila, baño de lanares, herrería, bodegas, casas para trabajadores, cocina, proveeduría, servicios sanitarios, capilla, enfermería, biblioteca, sala de estar para juegos, teatro, entre otros. Incluso llegó a contar con un muelle propio y un ferrocarril, con el fin de trasladar y embarcar los productos de forma directa.

Después de la visita llegamos a Punta Arenas, llego al ‘albergue’ y no mucho más… a dormir hasta el día siguiente.


Lunes, 16/10/2023

Punta Arenas.

Después del día anterior y de todas las historias que nos contó Jonathan, y que me dejaron tan impactado, hoy tenía como plan principal de esta jornada acercarme al cementerio municipal.

Antes, un paseo por el centro de Punta Arenas, un desayuno en ‘Bendito Pan’, mi cafetería favorita en la ciudad y un par de video llamadas para felicitar a mi hija Livia y a mi nieta Allegra.

Camino por la avenida Gobernador Carlos Bories y la del presidente Manuel Bulnes hasta llegar al campo santo.

El Cementerio Municipal de Punta Arenas, oficialmente Cementerio Municipal Sara Braun, ​ es un cementerio de cuatro hectáreas ubicado en la Avenida Bulnes, en el sector norte de dicha ciudad de la Región de Magallanes, Chile. Su entrada está formada por un pórtico donado por la benefactora Sara Braun, que desemboca en una plaza que distribuye las avenidas de cipreses.​Fue declarado Monumento Nacional en Categoría de Monumento Histórico por el Decreto 499 del 26 de noviembre de 2012. Diversas publicaciones internacionales lo han catalogado como uno de los diez cementerios más bellos del mundo.​​​

He vuelto, después de esta interesante visita, a ‘Bendito Pan’ para comerme un sandwich y unos gnoquis, he comprado también provisiones para la excursión de mañana, que será un ‘full day que dará comienzo a las 5:00 a.m. He vuelto al alojamiento, una buena siesta, ordenar mochila, escribir un rato, algo sencillo a media tarde para merendar/cenar y procurar dormir para estar fresco en la madrugada.


Martes, 17/10/2023

Punta Arenas – Torres del Paine.

Con una puntualidad casi británica, el minibús ha venido a por mí a su hora, hemos hecho una parada en Punta Arenas donde han subido un par de chicas chilenas y nos hemos dirigido Puerto Natales (dos horas y media de carretera) para recoger al resto de excursionistas (tres familiares brasileños y una muchacha, también brasileña). Todos, junto al guía, Jorge, y el conductor… Sorpresa!!!… Jonathan!!!

El tour: Cueva Milodón – Torres del Paine – Barco en glaciar y lago Grey.

Ponemos rumbo, como primer punto de interés, a la cueva del Milodón, declarada Monumento Natural.

En esta cueva se encontraron restos de este mamífero herbívoro extinto de la era del Pleistoceno, emparentado con los actuales perezosos. Este animal habitó en las zonas del extremo sur de Argentina y Chile.

Tras esta visita, volvemos al minibús y tomamos la carretera en dirección al Parque Nacional de las Torres del Paine.

Es esta una de las áreas silvestres protegidas más importante de Chile. Entre la cordillera de los Andes y la estepa patagónica, en la comuna de Torres del Paine, provincia de Última Esperanza, a unos 302 km. de Punta Arenas.

Un territorio de 228.000 hectáreas que incluye la Cordillera Paine y sus conocidas Torres, el río Paine, los lagos Grey, Pehoé, Nordenskjöld y Sarmiento y los glaciares Grey, Pingo y Tyndall.

En el año 1978 el área se incorporó a la Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Hemos hecho un recorrido por algunos de los miradores para poder observar esta increíble maravilla de la naturaleza.

A continuación hemos puesto rumbo al lago Grey, a la zona de parking, y, desde allí, caminando hasta el embarcadero en el que hemos subido a un catamarán que nos ha hecho todo un recorrido por sus aguas y nos ha acercado hasta los límites posibles del glaciar.

Los vientos en esta zona han sido brutales y a punto ha estado el recorrido en barco de anularse. Por suerte no ha sido así y hemos podido disfrutar de esta imponente y colosal formación de hielo.

Volvemos a tierra muy emocionados.

Regresamos al autobús y… comienza la vuelta a Puerto Natales y a Punta Arenas.

A eso de las 21:00 llego al ‘albergue’ reventado!!!

Ya sólo tiempo para ducha y dormir, estoy agotado; en estas tierras las distancias son enormes.

Mañana, espero, día de relax.


Miércoles, 18/10/2023

Punta Arenas.

Efectivamente, este ha sido un día extremadamente tranquilo.

Desayuno en ‘Bendito Pan’ tomándome todo el tiempo del mundo, aprovechando su wi-fi para consultar y navegar.

Pequeño paseo por el centro de la ciudad.

Recibo un mail por parte de Civitatis diciendo que la excursión que tenía prevista para el día siguiente queda suspendida por falta de gente interesada. Vaya mala suerte que he tenido con los tours que tenía preparados; de cuatro me fallan dos!!!

Visto lo visto, me dirijo a una casa de cambio y canjeo pesos chilenos por euros (veo que no voy a necesitar tanta divisa local).

Comida, en el restaurante ‘La Carioca’: salmón plancha, puré de papas, cerveza y flan.

Siesta en el alojamiento.

Cena en el restaurante chino.

Retirada al ‘albergue’ para dormir; mañana también será un día de relax.


Jueves, 19/10/2023

Punta Arenas.

Tour por Reserva Nacional Magallanes (anulada).

Otro día super relajado; anularon el tour por falta de participantes.

No me queda otra, me lo tengo que tomar con filosofía; también es verdad que, a partir de esta misma medianoche, comienza el regreso a España.

Desayuno en ‘Bendito Pan’ con toda la tranquilidad del mundo. He hecho un acopio de monedas de peso (en total no serán más de diez euros) y las reparto entre las chicas de la pastelería/panadería, que lo han agradecido con caras de incredulidad.

He pasado un rato en la Plaza de Armas y dando una vuelta por las tiendas de souvenirs de los alrededores.

Vuelvo al ‘albergue’, me como un par de sandwiches y me bebo dos botellines de agua con gas, intento dormir una gran siesta (la noche va a ser tremenda) y, a eso de las 21:00 voy a cenar al chino de siempre (Restaurante Nuevo Siglo). Tengo todo el equipaje preparado y… sobre las 00:25 (ya día 20) salgo a la puerta del alojamiento.


Viernes, 20/10/2023

Punta Arenas – Santiago de Chile – Regreso a España.

Super puntual, a las 00:30 me recoge el último transporte al aeropuerto reservado con anterioridad (todos los taxis que contraté desde España han cumplido con exactitud su cometido, gracias a todos ellos).

Llego al aeropuerto internacional Presidente Carlos Ibáñez del Campo.

Comienza ahora todo un maremágnum de aeropuertos, terminales, facturaciones, esperas, vuelos, etc… de locura!!!

Este primer vuelo tiene la salida adelantada, en un principio debía ser a las 4:24 a.m., y ahora es a las 2:30 a.m. Eso quiere decir que llegará a Santiago de Chile sobre las 6:00 de la mañana.

El siguiente vuelo (Santiago-Lima) tiene su hora de salida a las 17:50 de la tarde; eso quiere decir que tengo que estar en el aeropuerto de Santiago cerca de 12 horas… Me va a dar algo!!!!

Bueno, me armo de paciencia. Desayuno varias veces, como también en un par de ocasiones. La zona de salidas internacionales tampoco es excesivamente extensa. Ya me conocen las camareras del restaurante, algunos empleados y señoras de la limpieza, jejeje

Llega, por fin, la hora de facturar la maleta. Paso el control policial y entro en la zona de puertas de embarque.

Primer destino: Lima, duración del vuelo 3 horas y 40 minutos.

Cambio de avión.

Segundo destino: Madrid, duración del vuelo 11 horas y 30 minutos.

Llegada ya a Madrid, el día 21 de octubre.


Sábado, 21/10/2023

Llegada a casa.

Llego a Madrid-Barajas Adolfo Suárez a las 17:50

Recojo equipaje.

Vuelvo a facturar para el siguiente vuelo, Madrid-Alicante.

Salida, con retraso, a las 20:15

Llegada a las 21:30

Por fin en casa. Final de este maravilloso viaje.


2023-08-DEL 09 AL 13 IRATI-NAVARRA, DÍA 10

10 de agosto de 2023

Diecisiete kilómetros y una hostia.

Esta ruta en Wikiloc: Selva de Irati-Cascada del Cubo

Después del desayuno dejamos Ezcároz y nos dirigimos hacia la Selva de Irati para realizar, en este magnífico bosque, una de las rutas que llevamos preparadas.

En el camino hacemos un alto en el Mirador de Tapla.

Desde esta amplia atalaya, en lo alto de la sierra de Abodi, las vistas son realmente alucinantes.

Seguimos nuestro camino, volvemos a la carretera hasta llegar a las casas de Irati.

Dejamos el auto en el parking y damos comienzo la primera de las rutas que llevamos en mente (y en el gps); Selva de Irati-Cascada del Cubo.

Selva de Irati

El bosque o selva de Irati (Iratiko oihana en euskera) es un bosque repartido entre el norte de Navarra (España) y los Pirineos Atlánticos en el suroeste de Francia.

Por su parte española está situada en el valle del río Irati, entre los montes de Orzanzurieta y Roncesvalles al oeste, y el monte Orhi al este. El límite sur lo pone la imponente mole de la sierra de Abodi. Los principales accesos son por el oeste por Orbaiceta (Valle de Aézcoa) y por el este por Ochagavía (Valle de Salazar).

Se trata de la mayor masa forestal de Navarra y uno de los mayores y mejor conservados bosques de hayas y abetos de toda Europa. A pesar de ser un bosque explotado forestalmente desde los siglos XVI-XVII, el respeto y el buen hacer de los habitantes de estos valles ha hecho que se conserve en total plenitud. Existen dentro de la zona diversos espacios protegidos: todo el Irati es una ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves), así como zonas protegidas como Reserva Natural o Reserva Integral del total de 17 000 ha del bosque.

Accedemos a la pista, perfectamente señalizada, en dirección norte/noreste, que nos acerca, subiendo en paralelo al curso del río, el Urbeltza, hasta llegar a la Cascado del Cubo.

Estos saltos de agua hacen que este paraje sea un punto obligatorio para los visitantes del bosque de Irati.

Volvemos al sendero y continuamos en dirección norte/noreste.

En nuestro trayecto encontramos multitud de regatas (arroyos) secas, en esta estación.

Nuestro recorrido lo estamos realizando en un progresivo y cómodo ascenso, aunque hay un par de subidas bastante importantes.

Llegamos hasta el límite entre España y Francia, cambiamos de país…

et maintenant nous suivons le chemin jusqu’aux panneaux indicatifs.

A cet endroit, on marche dans le sens sud/sud-ouest, de l’autre côté de la rivière.

Hacemos, después del paso por un viaducto, una parada junto a una leñera para comer (aún en territorio francés).

A menos de un kilómetro se encuentra un nuevo puente que sirve de límite entre los dos países.

Seguimos el curso de las aguas del Urbeltza y nos acercamos, entre hermosas arboledas, hasta la zona de las casas de Irati.

Una parada, antes de volver al coche, para bebernos, en el bar de las casas, unas merecidas cervezas y refrescos.

La caminata ha tenido un total de unos 12 kilómetros (entre unas cosas y otras) y un desnivel cercano a los 300 metros.

Ahora ya, tomamos el auto y nos dirigimos nuevamente al mirador de Tapla.

Unas cuantas fotos en él y volvemos a Ochagavía y a Ezcároz.

Al llegar a Ezcároz decidimos tomar la carretera NA-140 que nos lleva a Jaurrieta, Garaioa y Aribe (entre otras poblaciones) para desviarnos, después, por la NA-2030 y llegar a Orbaizeta y la Fábrica de Armas homónima.

En el Valle de Aezkoa, en plena Selva de Irati, nos encontramos con la impresionante Real Fábrica de Armas de Orbaizeta, un complejo con una interesante historia a sus espaldas.

La explotación de esta fábrica comenzó en el siglo XVIII sobre una antigua ferrería del monte Aezkoa. La zona contaba con una gran riqueza maderera, además de minas de hierro y varios ríos, aspectos que favorecieron la instalación de la factoría.

Al principio su actividad se centró en abastecer al Ejército fabricando munición. En algún momento llegó incluso a elaborar cañones, aunque al final tan solo producía hierro de calidad que era enviado a las fábricas de Trubia y Oviedo, en Asturias, donde era transformado. Su proximidad con la frontera con Francia la convertía en objeto de numerosos saqueos e incendios, que también afectaban a los habitantes del pueblo. Sin embargo, la fábrica logró resistir hasta que en el siglo XIX cerró definitivamente. En 2007 fue declarada Bien de Interés Cultural.

Dejamos la visita a la fábrica, volvemos al coche y nos dirigimos a Orbaizeta buscando un lugar donde tomar un café.

No encontramos lo que buscábamos pero hicimos una visita a dos de los hórreos de la población.

Seguimos hasta Orbara y junto a la iglesia de San Román tomamos el café que andábamos buscando.

Paramos en la población de Aribe, aparcamos frente a la iglesia de la Inmaculada y, desde este lugar, comenzamos una pequeña caminata que nos llevará, siguiendo el curso del río Irati, hasta el puente colgante de Aribe.

Esta ruta en Wikiloc: Puente colgante de Aribe desde Aribe

Una caminata de apenas 3 kilómetros, entre la ida y la vuelta, y un desnivel inapreciable que nos acerca por entre hermosas arboledas hasta las ruinas de un antiguo balneario y el puente colgante.

Es en este punto, junto al balneario, donde me doy una leche que me deja ‘baldao’, lleno de magulladuras y, cómo no, las costillas resentidas.

Volvemos a Aribe y regresamos a Ezcároz. Paramos un par de minutos en Jaurrieta para las últimas fotos del día (a Pedro y a Reme este banco les trae recuerdos de viajes anteriores).

La jornada termina cenando en el hotel, ha sido un día muy completo en el que hemos caminado alrededor de 17 kilómetros y… una hostia.

2022-06-DEL 11 AL 22 VIAJE A ISLANDIA

Sábado, día 11 de junio da comienzo esta aventura.

Reme, Pedro y yo partimos desde la estación de tren de Alicante, a primera hora de la mañana, en dirección a Madrid. Nuestra intención es la de pasar unas horas en la capital, tiempo de calor máximo e insoportable, para dirigirnos al aeropuerto de Barajas-Adolfo Suarez y, en la medianoche, tomar el vuelo de Icelandair que nos llevará a Islandia para comenzar el recorrido por este maravilloso país/isla.

Domingo, 12 de junio.

Llegamos, con más de una hora de retraso y casi la pérdida de mi mochila, al aeropuerto internacional Leif Eriksson de Keflavík. Allí nos espera William, el muchacho que nos va a acercar al primero de los alojamientos.

Sobre las 08:30, hora local, llega Javi, nuestro guía, al hotel, nos hace la presentación del resto de los miembros del grupo, nos muestra el plan para ese día y nos ponemos en marcha.

Emi, Edu, María, Nuria y Ferrand son los componentes catalanes de este conjunto de viajeros.

Después del desayuno y las presentaciones, subimos nuestros equipajes a la furgoneta y, junto a Javi, nos ponemos en camino hacia los primeros puntos de interés de este viaje.

Llegamos, hacia el sur, a espectaculares acantilados desde los que podemos observar grandes colonias de aves marinas, como los charranes árticos, las lavanderas y los frailecillos (aunque aquí, de momento, no los encontramos).

Ahora nos vamos hasta Þingvellir, un lugar de extrema importancia en este país.

Þingvellir (Thingvellir) es un enclave histórico y parque nacional de Islandia situado al este de Reikiavik. Es famoso por albergar el Alþing (Althing), el lugar donde se reunía el parlamento islandés desde el s. X hasta el s. XVIII. Allí también se encuentran la iglesia de Þingvellir y unas antiguas ruinas construidas en piedra. El parque está situado en un valle escarpado formado por la separación de dos placas tectónicas, con acantilados rocosos y fisuras, como la falla de Almannagjá.

Hacemos un recorrido por entre los distintos senderos del parque, entre las dos placas, la euroasiática y la norteamericana.

Tenemos la posibilidad, en este primer día, de observar no sólo charranes árticos y lavanderas, también gansos, cisnes, zarapitos, eider común, lagópodos, etc…

En este primer circuito, el llamado ‘Círculo de Oro’, visitamos ahora el archiconocido Geysir.

El Geysir, ​​ también conocido como El Gran Geysir, es el géiser más antiguamente conocido y uno de los ejemplos más impresionantes de este fenómeno en todo el mundo. Está situado en el valle Haukadalur, ubicado en la colina Laugarfjall.

A unos diez kilómetros de este imponente espectáculo llegamos hasta Gullfoss (Cascada dorada), una de las cataratas más impresionantes de Islandia, es uno de los monumentos naturales más visitados del país. A ello contribuyen dos elementos. El primero su belleza y grandiosidad. Se trata de una cascada creada por la ruptura de las placas que crean el paisaje islandés. Un inmenso bloque de roca roto y quebrado ha dado origen al salto de agua al desplazarse. La falla ha sido horadada y ampliada a través de las eras por el río Hvítá que significa río blanco.

Nos dirigimos por el noroeste hacia el siguiente alojamiento, muy próximo a la Península de Snaefellsnes, donde pasaremos las dos siguientes noches.

Lunes, 13 de junio.

Después de un descanso reparador y un buen desayuno, comenzamos el recorrido por esta península, lugar de especial riqueza, donde se encuentra el volcán homónimo (el que sirvió de inspiración a Julio Verne para su novela ‘Viaje al centro de la Tierra’), varios glaciares, hermosas playas y la posibilidad de avistar distintas especies de aves.

El día de hoy es muy frío (4º, sensación térmica de -3º) y lluvioso. Ya en el anterior me resfrié y ahora ya he terminado por caer enfermo.

Absolutamente debilitado y sin aliento, tengo que hacer de tripas corazón y seguir el ritmo que marca el grupo. En ocasiones la coordinación de los pies se hace dificultosa y me encuentro sin fuerzas. Algo que me pone de muy mala leche, la verdad.

Nos acompañan las colonias de charranes, zarapitos, agachadizas, etc… De momento, ningún rastro del frailecillo, o puffin, y avistamiento lejano de alguna que otra foca.

Aunque yo no estoy mucho por la labor, procuro sacar mi mejor sonrisa para las fotos.

Termina la jornada y volvemos al mismo alojamiento que la noche anterior.

Ducha, ropa seca, cena ligera y a la cama para reponerse para el día siguiente.

Martes, 14 de junio.

Este es el día que dejamos los apartamentos y nos encaminamos hacia el norte de la península, a la Kirkjufell Mountain.

Hermosas vistas en un día bastante despejado y temperatura agradable.

Llegamos hasta el puerto de Stykkishólmsbær, pequeña ciudad y municipio de Islandia que se encuentra en la zona central de la región de Vesturland, en el condado de Snæfellsnes.

Aquí, antes de tomar el ferry que nos lleve a los fiordos del oeste, realizamos una pequeña caminata por Súgandisey Island Lighthouse.

Ahora el ferry nos lleva hasta Flatey​ que es la isla más grande de un archipiélago de unas cuarenta islas grandes e islotes situados en Breiðafjörður en la parte noroeste de Islandia.​ Flatey y sus islas circundantes fueron creadas según se cree a partir de un gran glaciar durante la era de hielo.

El ferry continua su trayectoria hasta las tierras de los fiordos del oeste.

Nos dirigimos ahora hasta Látrabjarg, un cabo formado por altos acantilados que albergan a millones de aves marinas.​ Látrabjarg está situado en el extremo noroeste del país, en la península de Westfjords, que es perteneciente a la misma región de Vestfirðir, municipio de Vesturbyggö.

Este es el lugar donde habita la mayor colonia de frailecillos.

Por fin, el esquivo pájaro, se muestra ante nosotros en todo su esplendor.

Una buena caminata por los acantilados para observar estas simpáticas aves que son uno de los símbolos de Islandia.

Termina esta jornada dirigiéndonos a nuestro próximo albergue.

Aseo, cena y descanso hasta el día siguiente.

Miércoles, 15 de junio.

Hoy recorremos diferentes puntos de los fiordos del oeste.

Llegamos hasta Dynjandifoss, una cascada situada en el fiordo Arnarfjörður de la región de Vestfirðir, al noroeste del país. También se le conoce como Fjallfoss (cascada de montaña).

Está compuesta por una serie de siete saltos y tiene una altura total de 100 metros, por cerca de 30 de largo en la parte más alta, y de 60 en la base. En verano vierte entre 2 y 8 metros cúbicos por segundo, mientras que en inverno el caudal se divide por la mitad.

Almuerzo en la zona recreativa, en la base de la cascada.

Llegada al albergue, en la península de Broddanes, lugar de cría de multitud de aves.

Las fotos muestran una de las cenas que realizamos en el alojamiento.

Y sí, he dicho cena. Una de todas las que hemos hecho bajo la luz del día; aquí, en estos meses, no deja de haber luz toda la jornada.

Jueves, 16 de junio.

Dejamos la península de los fiordos del oeste y entramos de lleno en el norte del país.

Nos dirigimos hasta las playas de Hvítserkur, en la costa este de la península de Vatnsnes, en Norðurland Vestra.

Lugar donde se pueden observar grandes grupos de focas, aunque en esta ocasión sólo pudimos ver alguna en la lejanía.

También son abundantes las colonias de gaviotas, charranes, fulmares, eider, etc…

Destaca sobre muchas cosas la gran roca basáltica que preside la playa. El farallón cuenta con dos arcos en su base que le dan la apariencia de un dragón bebiendo agua.

El nombre de Hvítserkur (camisa blanca, en islandés) se debe al color del guano depositado por las aves.

Vamos ahora hasta los alrededores de Blonduós, concretamente a Hrútey í Blöndu (Hrútey Island in Blanda River), una reserva natural que se encuentra dentro del río Blanda.

Lugar perfecto para almorzar y observar aves. Encontramos algunos nidos (posiblemente abandonados) de gansos.