2022-06-DEL 11 AL 22 VIAJE A ISLANDIA

Sábado, día 11 de junio da comienzo esta aventura.

Reme, Pedro y yo partimos desde la estación de tren de Alicante, a primera hora de la mañana, en dirección a Madrid. Nuestra intención es la de pasar unas horas en la capital, tiempo de calor máximo e insoportable, para dirigirnos al aeropuerto de Barajas-Adolfo Suarez y, en la medianoche, tomar el vuelo de Icelandair que nos llevará a Islandia para comenzar el recorrido por este maravilloso país/isla.

Domingo, 12 de junio.

Llegamos, con más de una hora de retraso y casi la pérdida de mi mochila, al aeropuerto internacional Leif Eriksson de Keflavík. Allí nos espera William, el muchacho que nos va a acercar al primero de los alojamientos.

Sobre las 08:30, hora local, llega Javi, nuestro guía, al hotel, nos hace la presentación del resto de los miembros del grupo, nos muestra el plan para ese día y nos ponemos en marcha.

Emi, Edu, María, Nuria y Ferrand son los componentes catalanes de este conjunto de viajeros.

Después del desayuno y las presentaciones, subimos nuestros equipajes a la furgoneta y, junto a Javi, nos ponemos en camino hacia los primeros puntos de interés de este viaje.

Llegamos, hacia el sur, a espectaculares acantilados desde los que podemos observar grandes colonias de aves marinas, como los charranes árticos, las lavanderas y los frailecillos (aunque aquí, de momento, no los encontramos).

Ahora nos vamos hasta Þingvellir, un lugar de extrema importancia en este país.

Þingvellir (Thingvellir) es un enclave histórico y parque nacional de Islandia situado al este de Reikiavik. Es famoso por albergar el Alþing (Althing), el lugar donde se reunía el parlamento islandés desde el s. X hasta el s. XVIII. Allí también se encuentran la iglesia de Þingvellir y unas antiguas ruinas construidas en piedra. El parque está situado en un valle escarpado formado por la separación de dos placas tectónicas, con acantilados rocosos y fisuras, como la falla de Almannagjá.

Hacemos un recorrido por entre los distintos senderos del parque, entre las dos placas, la euroasiática y la norteamericana.

Tenemos la posibilidad, en este primer día, de observar no sólo charranes árticos y lavanderas, también gansos, cisnes, zarapitos, eider común, lagópodos, etc…

En este primer circuito, el llamado ‘Círculo de Oro’, visitamos ahora el archiconocido Geysir.

El Geysir, ​​ también conocido como El Gran Geysir, es el géiser más antiguamente conocido y uno de los ejemplos más impresionantes de este fenómeno en todo el mundo. Está situado en el valle Haukadalur, ubicado en la colina Laugarfjall.

A unos diez kilómetros de este imponente espectáculo llegamos hasta Gullfoss (Cascada dorada), una de las cataratas más impresionantes de Islandia, es uno de los monumentos naturales más visitados del país. A ello contribuyen dos elementos. El primero su belleza y grandiosidad. Se trata de una cascada creada por la ruptura de las placas que crean el paisaje islandés. Un inmenso bloque de roca roto y quebrado ha dado origen al salto de agua al desplazarse. La falla ha sido horadada y ampliada a través de las eras por el río Hvítá que significa río blanco.

Nos dirigimos por el noroeste hacia el siguiente alojamiento, muy próximo a la Península de Snaefellsnes, donde pasaremos las dos siguientes noches.

Lunes, 13 de junio.

Después de un descanso reparador y un buen desayuno, comenzamos el recorrido por esta península, lugar de especial riqueza, donde se encuentra el volcán homónimo (el que sirvió de inspiración a Julio Verne para su novela ‘Viaje al centro de la Tierra’), varios glaciares, hermosas playas y la posibilidad de avistar distintas especies de aves.

El día de hoy es muy frío (4º, sensación térmica de -3º) y lluvioso. Ya en el anterior me resfrié y ahora ya he terminado por caer enfermo.

Absolutamente debilitado y sin aliento, tengo que hacer de tripas corazón y seguir el ritmo que marca el grupo. En ocasiones la coordinación de los pies se hace dificultosa y me encuentro sin fuerzas. Algo que me pone de muy mala leche, la verdad.

Nos acompañan las colonias de charranes, zarapitos, agachadizas, etc… De momento, ningún rastro del frailecillo, o puffin, y avistamiento lejano de alguna que otra foca.

Aunque yo no estoy mucho por la labor, procuro sacar mi mejor sonrisa para las fotos.

Termina la jornada y volvemos al mismo alojamiento que la noche anterior.

Ducha, ropa seca, cena ligera y a la cama para reponerse para el día siguiente.

Martes, 14 de junio.

Este es el día que dejamos los apartamentos y nos encaminamos hacia el norte de la península, a la Kirkjufell Mountain.

Hermosas vistas en un día bastante despejado y temperatura agradable.

Llegamos hasta el puerto de Stykkishólmsbær, pequeña ciudad y municipio de Islandia que se encuentra en la zona central de la región de Vesturland, en el condado de Snæfellsnes.

Aquí, antes de tomar el ferry que nos lleve a los fiordos del oeste, realizamos una pequeña caminata por Súgandisey Island Lighthouse.

Ahora el ferry nos lleva hasta Flatey​ que es la isla más grande de un archipiélago de unas cuarenta islas grandes e islotes situados en Breiðafjörður en la parte noroeste de Islandia.​ Flatey y sus islas circundantes fueron creadas según se cree a partir de un gran glaciar durante la era de hielo.

El ferry continua su trayectoria hasta las tierras de los fiordos del oeste.

Nos dirigimos ahora hasta Látrabjarg, un cabo formado por altos acantilados que albergan a millones de aves marinas.​ Látrabjarg está situado en el extremo noroeste del país, en la península de Westfjords, que es perteneciente a la misma región de Vestfirðir, municipio de Vesturbyggö.

Este es el lugar donde habita la mayor colonia de frailecillos.

Por fin, el esquivo pájaro, se muestra ante nosotros en todo su esplendor.

Una buena caminata por los acantilados para observar estas simpáticas aves que son uno de los símbolos de Islandia.

Termina esta jornada dirigiéndonos a nuestro próximo albergue.

Aseo, cena y descanso hasta el día siguiente.

Miércoles, 15 de junio.

Hoy recorremos diferentes puntos de los fiordos del oeste.

Llegamos hasta Dynjandifoss, una cascada situada en el fiordo Arnarfjörður de la región de Vestfirðir, al noroeste del país. También se le conoce como Fjallfoss (cascada de montaña).

Está compuesta por una serie de siete saltos y tiene una altura total de 100 metros, por cerca de 30 de largo en la parte más alta, y de 60 en la base. En verano vierte entre 2 y 8 metros cúbicos por segundo, mientras que en inverno el caudal se divide por la mitad.

Almuerzo en la zona recreativa, en la base de la cascada.

Llegada al albergue, en la península de Broddanes, lugar de cría de multitud de aves.

Las fotos muestran una de las cenas que realizamos en el alojamiento.

Y sí, he dicho cena. Una de todas las que hemos hecho bajo la luz del día; aquí, en estos meses, no deja de haber luz toda la jornada.

Jueves, 16 de junio.

Dejamos la península de los fiordos del oeste y entramos de lleno en el norte del país.

Nos dirigimos hasta las playas de Hvítserkur, en la costa este de la península de Vatnsnes, en Norðurland Vestra.

Lugar donde se pueden observar grandes grupos de focas, aunque en esta ocasión sólo pudimos ver alguna en la lejanía.

También son abundantes las colonias de gaviotas, charranes, fulmares, eider, etc…

Destaca sobre muchas cosas la gran roca basáltica que preside la playa. El farallón cuenta con dos arcos en su base que le dan la apariencia de un dragón bebiendo agua.

El nombre de Hvítserkur (camisa blanca, en islandés) se debe al color del guano depositado por las aves.

Vamos ahora hasta los alrededores de Blonduós, concretamente a Hrútey í Blöndu (Hrútey Island in Blanda River), una reserva natural que se encuentra dentro del río Blanda.

Lugar perfecto para almorzar y observar aves. Encontramos algunos nidos (posiblemente abandonados) de gansos.

Continuamos nuestro camino y, a eso de la media tarde, llegamos a Akureyri.

Ocupamos las habitaciones del alojamiento y el grupo tenía el resto del día sin actividades.

Yo decidí descansar mientras Pedro, Reme y la familia catalana se dedicaron a callejear por la ciudad.

En la ‘noche’ habíamos quedado para cenar, junto al guía, Javi, en un restaurante de la zona.

Viernes, 17 de junio.

Desayunamos más temprano que de costumbre.

La actividad que se presenta requiere madrugar un poco.

Nos dirigimos hasta el pequeño pueblo de Hauganes, en el centro de Eyjafjörður, el fiordo más largo de la Islandia septentrional.

Aquí tomamos un barco para realizar el llamado ‘Safari de avistamiento de ballenas’

Hoy el mar está bastante calmado y tenemos la suerte de poder ver algunos ejemplares emergiendo del fondo para respirar. Por los alrededores de la isla de Hrisey encontramos varias ballenas jorobadas.

Una de ellas, y este es el momento más emocionante para mi, pasa a menos de un metro del barco, justo a mi lado, con toda su majestuosidad, como recreándose en su movimiento y como sabiendo que me va a hipnotizar con su baile.

Dejamos la costa y nos acercamos hasta otro de los puntos de interés de la jornada, el lago Myvant y su famosa Godafoss, la cascada de los dioses.

El día se ha puesto realmente feo, con un fuerte viento y muy lluvioso, pero el espectáculo de la catarata es realmente alucinante.

Dentro de la región de Myvant, nos dirigimos hasta Krafla, la caldera volcánica de más de 10 kilómetros de diámetro y con una larga zona de fisuras de hasta 90 kilómetros.

Unas fotos en uno de los más conocidos cráteres de la zona, el llamado Viti.

Paseo por Leirhnjukur, en Wikiloc.

Un largo paseo por entre los campos de lava y sus fumarolas en Leirhnjukur. Todo ello bajo una lluvia que nos ha calado hasta los huesos.

Sábado, 18 de junio.

Después de la noche en el albergue, nuestro día gira en torno al lago Myvant, entorno esencial para la observación de aves.

Antes, nos acercamos para contemplar la cascada de Dettifoss, la más caudalosa de toda Europa.

Es realmente alucinante escuchar el rugido de sus aguas y la fuerza de su caída.

Ahora ya sí, nos vamos a la zona del gran lago Myvant, dejamos el transporte cerca del Sigurgeir’s Bird Museum y damos paseos por sus alrededores, en un día que está resultando mucho mejor que el anterior.

El entorno del lago es lugar de numerosas anátidas que en este mes se encuentran en plena época de cría. Se pueden observar grupos de Ánade azulón, Archibebe común, Bisbita pratense, Charrán ártico, Cisne cantor, Esmerejón, Gaviotas, Lavanderas, Págalos, etc…

La situación geográfica de Mývatn lo convierte en una intersección de especies propias de Norteamérica, del Ártico y Europa.

Pequeña caminata por los Skútustaðagígar, en Wikiloc.

Caminamos por la zona de los Skútustaðagígar, que son unos pseudocráteres, realmente no son respiraderos volcánicos productores de magma, sino que se formaron por explosiones de gas cuando la lava hirviendo fluyó sobre las superficies frías y húmedas hace unos 2.300 años.

Otro de los hermosos paseos por los alrededores del lago es la de la reserva natural de Hofdi.

Paseo por la reserva natural de Hofdi, en Wikiloc.

Entre una vegetación espesa, con el lago como telón de fondo y el canto y trinar de los pájaros como banda musical, éste ha sido uno de los paseos más hermosos.

Ahora nos dirigimos hacia la zona de Dimmuborgir, un área de enormes campos de lava que está compuesta de varias cavernas y formaciones rocosas, los restos de actividad volcánica son quizá recuerdos de una antigua ciudadela derrumbada.

Lugar que se ha prestado a alimentar numerosas leyendas de trolls y seres del inframundo.

Finalmente llegamos al interior de una de las cuevas de este recorrido, la que tiene en su interior una laguna de agua termal y formó parte de una de las escena más tórridas de ‘Juego de Tronos’.

Domingo, 19 de junio.

Después del desayuno, dejamos el albergue y nos dirigimos a la zona geotérmica de Hverir.

Un gran paseo por este entorno de otro planeta, entre grandes fumarolas de gases sulfúricos y sus grandes pozas de lodo hirviendo.

Una mañana bastante despejada, aunque fría, en la que esta actividad, que estaba prevista para el día anterior, la hemos podido disfrutar hoy.

Tomamos la R1, en dirección a los fiordos del este, y en un cierto punto nos desviamos por la F907 para llegar a Möðrudalur.

Una parada en esta pequeña y singular localidad, perteneciente a los desiertos interiores de la isla, confluencia de caminos para cruzarla transversalmente y lugar de posibles avistamientos del ansar piquicorto.

Continuamos nuestra ruta y nos adentramos de lleno en los fiordos del este.

Llegamos, después de bastantes kilómetros en la furgoneta, a la población costera de Djúpivogur, en la región de Austurland, lugar de interés histórico, conocido puerto y populares museos.

Ya por la tarde, camino del nuevo albergue, pasamos por la playa de arenas negras de Fauskasandur, admirando sus formaciones rocosas, sus colonias de aves y alguna que otra foca.

Ahora nos dirigimos hasta Nature Reserve Beach, un impresionante mirador donde disfrutar de la fuerza del mar.

Llegamos a la población de Höfn donde tenemos nuestro siguiente hospedaje.

Lunes, 20 de junio.

Höfn está ya muy cerca del Parque Nacional Vatnajökull, y hasta sus inmediaciones nos dirigimos en este día, concretamente hasta la gran laguna de icebergs, Jökullsárlón.

Paseo por la laguna, en Wikiloc.

Realmente ésta es una de las joyas de la corona, en cuanto a atracción turística, que tiene ese país.

El poderío visual que tiene esta inmensa laguna, surcada por multitud de icebergs, es de una belleza que te parte en dos.

Jökulsárlón es el lago más profundo de Islandia, con una profundidad máxima de 248 metros y su superfifie mide 18 km2.

Los icebergs que tiene están compuestos por hielo de más de 1000 años de antigüedad.

La laguna comenzó a formarse en 1934, cuando el glaciar Breidamerkurjökull empezó a retroceder y ha cuadrupicado su tamaño desde principios de los años 70

Los icebergs que se desprenden del glaciar y caen en la laguna se derriten lentamente y van a la deriva hacia el mar, donde son pulidos por las olas del Atlántico Norte antes de ser arrastrados a la orilla en la playa de color negro azabache llamada Breiðamerkursandur.

Esta extensión negra de arena está, por lo tanto, siempre cubierta de esculturas de hielo compactas y translúcidas que brillan al sol como los diamantes. Es por eso que Breiðamerkursandur es apodada la Playa Diamante.

Nos dirigimos ahora en dirección oeste hacia otra de las lenguas glaciares de este Vatnajökull.

Estamos en Fjallsárlón, uno de los lagos glaciares en el extremo sur del gran Vatnajökull. Fjallsjökull, que forma parte del glaciar más grande, llega hasta el agua del lago y algunos icebergs se desplazan por su superficie.

Esta zona, junto con las praderas que lo rodean, me parece, sin ninguna duda, unos de los lugares más hermosos de la tierra.

Nos vamos, después de esta maravillosa experiencia, hasta el área recreativa de Skaftafell, donde almorzamos en uno de sus bancos.

Luego, desde el centro de visitantes del lugar, iniciamos una caminata senderista hacia las cascadas que se encuentran en el recorrido.

Svartifoss-Skatafellsjökull, en Wikiloc.

Primeramente nos encontramos con el salto de agua de Hundafoss.

Seguimos en ascenso para llegar hasta la cascada estrella de este sendero, Svartifoss. Un gran salto de agua de más de 20 metros en el centro de una espectacular pared de piedra basáltica de formas hexagonales.

Nos dirigimos, por senda de desvío, atravesando la montaña, en dirección oeste, hacia el gran mirador del glaciar Skatafell, otra hermosa lengua del Vatnajökull.

Llegamos al albergue. Esta es la última noche en el recorrido por la isla, antes de regresar a Reikiavik.

Martes, 21 de junio.

Comenzamos el día visitando un magnífico cañón, Fjaðrárgljúfur.

Caminata por el cañón de Fjaðrárgljúfur, en Wikiloc.

Este camino por el desfiladero, horadado sinuosa y profundamente por el río, desde hace más de 2 millones de años, está rematado por la cascada Mögáfoss.

Nos dirigimos ahora a la población de Vik, en el extremo sur del país.

Estamos concretamente en la Black Sand Beach, en una mañana que se ha estropeado con la lluvia, y donde los acantilados basálticos en los que rompen las olas son el atractivo principal, Eso, las columnas que se levantan en el mar y la fuerza del mar.

Nos acercamos ahora a la península de Dyrhólaey, pintoresco brazo de tierra con un faro, magníficas vistas de Kirkjufjara y Endless Black Beach, un faro y un gran arco de roca volcánica en el mar.

Caminata por la península de Dyrhólaey, en Wikiloc.

A pesar del mal tiempo que nos ha tocado, el lugar es de una belleza sublime.

Esto ya va llegando a su fin.

Seguimos por la R1 en dirección oeste, hasta llegar a Skógafoss, que es una de las cascadas más grandes del país con 25 metros de ancho y 60 de alto. Debido a la cantidad de espuma que produce constantemente, un arcoíris simple o doble es normalmente visible en los días soleados (algo que hoy resulta imposible)

A 30 kilómetros en coche nos encontramos con otra de las grandes cataratas del sur del país, Seljalandsfoss.

El río Seljalandsá, el ‘río líquido’, cae cerca de 60 metros en lo que en otros tiempos era una escollera sobre el océano (que en la actualidad se encuentra a varios kilómetros) y que hoy marca el límite entre las Tierras Altas y el resto del país. Es posible subir la cuesta de la cascada y contemplar el panorama desde el punto en que el agua se lanza al vacío.

Tan sólo a unos cientos de metros de este salto de agua, se encuentra otro, no menos espectacular.

Gljufrafoss, es una pequeña cascada situada al norte de Seljalandsfoss. La catarata está parcialmente cubiertas por un peñasco, y cuenta con un sendero ventoso y unas escaleras de madera que permiten ascender más o menos hasta la mitad, desde donde se puede apreciar el panorama.

Después de unas cuantas horas de furgoneta, llegamos a Reikiavik, nos instalamos en el hospedaje y, después de aseo y pequeño descanso, tenemos la cena por nuestra cuenta.

En esta ocasión también vamos a compartirla con todos los compañeros, incluyendo, cómo no, a Javi, nuestro estupendo guía.

Aquí ya nos despedimos de él.

Naturalmente, hay que decirlo, ha sido un gran compañero de viaje, un trabajador incansable y, por supuesto, el gran experto en aves de esta aventura. Gracias por todo, Javi.

Miércoles, 22, y jueves, 23 de junio.

Hoy, y hasta la media tarde, tenemos tiempo para nosotros, sin prisa.

Pedro, Reme y yo, nos hemos levantado bastante tarde, nos hemos ido a desayunar con calma y hemos vuelto al hotel para ultimar nuestro equipaje.

A eso de las 11:00 lo hemos depositado en una habitación/consigna del hospedaje y nos hemos ido a recorrer la ciudad.

Sin prisa, la verdad. Paseos por la zona comercial, algo de shopping, comida en un vietnamita, copas en un irish pub, etc…

A la hora acordada, hemos vuelto al hotel, nos hemos encontrado con los compañeros catalanes (Emi, Edu, María, Nuria y Ferrand), nos ha recogido William, el muchacho que nos esperó en el aeropuerto el primer día y hemos llegado a la base aérea con tiempo suficiente.

Keflavik-Barcelona, con algo de retraso pero correcto.

En Barcelona yo me despido de todos, cada uno se irá a su casa por medios distintos.

Yo espero algunas horas y tomo el avión que me lleva a Alicante. Llego a las 11:00 del día 23 de junio.

Valoración: 5*****

Recomendable: Cómo puede alguien decir que un viaje a uno de los destinos más bellos del mundo no es recomendable? Por supuesto. Ha sido una experiencia única e irrepetible.

Gracias a todos, a Javi, a Emi, a Edu, a María, a Nuria, a Ferrand y a Pedro y Reme por haber compartido esta aventura.

2022-05-DEL 25 AL 29 UTRECHT (PAISES BAJOS)

Miércoles, 25 de mayo. Julianapark-Utrecht (NL).

Utrecht (NL)-Julianapark recorrido urbano, en Wikiloc.

La llegada a Utrecht no ha sido nada pesada. Desde el aeropuerto de Schiphol al hotel tenía un taxi reservado de antemano. El día es bastante gris y algo fresco. Hago el check-in, dejo el equipaje en la habitación y me dispongo a hacer una pequeña compra en algún supermercado de los alrededores.

Una vez que en la nevera dejo las cuatro cosas que creo necesitar, me dispongo a tener una primera caminata por la ciudad.

Por Westplein y Daalsetunnel accedo a Amsterdamsestraatweg. Esta gran avenida me llevará hasta una de las entradas de Julianapark, pasando por una de las Watertoren (siempre están reformándola) y haciendo una parada en la cafetería Sultán donde he tomado un capuccino y unos dulces típicos árabes que me han sentado estupendamente.

El día amenaza lluvia.

Entro en el parque, una zona que ya había visitado en otra ocasión.

Es muy agradable pasear por los senderos que lo recorren y contemplar la hermosura de sus cuidados jardines y los animales que se pueden observar.

La zona del lago y su fuente es especialmente bonita.

Después del recorrido tomo el camino de regreso. Vuelvo por Amsterdamsestraatweg y continúo, como en la ida, hasta llegar al hotel.

Es media tarde y la lluvia comienza a ser más fuerte y molesta. Llego a mi habitación y decido no moverme de allí hasta el día siguiente, que es cuando me encontraré con Pablo.


Jueves, 26 de mayo. Paseo por el centro y Griftpark-Utrecht (NL).

Paseo por el centro de la ciudad-Utrecht (NL), en Wikiloc.

Caminata hasta Griftpark-Utrecht (NL), en Wikiloc.

Ayer Pablo trabajó hasta muy tarde, así que hoy no he quedado con él hasta las 10:30

Yo he madrugado y he decidido patear el centro. Las calles no tienen mucha vida hasta las diez o las once, con lo cual Utrecht está, prácticamente, para mi solo.

Edificios, canales, monumentos, iglesias, etc… de la parte central de la ciudad están totalmente a mi disposición.

Llego hasta la catedral, la parte histórica de Utrecht y su famoso Domtoren (torre campanario) que lleva oculto por lonas para su rehabilitación un montón de años.

También aquí, muy cerca de estas dos representativas construcciones, a modo de curiosidad, se encuentra el Instituto Cervantes.

Unas cuantas vueltas más por las calles del centro y, próxima la hora de ver a mi hijo, me encamino hasta la entrada al Hoog Catherinje, la que está junto a Utrech Centraal.

Encuentro, por fin, con Pablo y, volviendo por las calles y plazas del centro, pasando de nuevo por la catedral, nos dirigimos hacia el norte.

Por Kromme Nieuwegracht, Nobeldwarsstraat, Lucasbolwerk y Wittevrouvensingel llegamos hasta la entrada sur de Griftpark.

Una gran zona verde en la que se pueden practicar diferentes deportes, realizar barbacoas (algo muy habitual en este país, siempre y cuando el clima lo permite), juegos infantiles, navegar por sus canales, hacer skate en su circuito, grandes paseos, etc…

Después de este bonito recorrido, hemos vuelto callejeando al centro y en Oudegracht (viejo canal), en uno de sus restaurante italianos, al borde del agua, nos hemos comido un par de pizzas y unas cuantas cervezas, que nos han dejado los cuerpos arreglados hasta el día siguiente.


Viernes, 27 de mayo. Ruta de los Molinos de Zaanse Schans (Holanda Septentrional) y tarde de bolera en Nieuwegein (Utrecht).

Ruta de los Molinos de Zaanse Schans, en Wikiloc.

Hoy hemos madrugado bastante, el día merece la pena, y hemos quedado a las 8:00 en Utrecht Centraal para tomar el tren que nos llevará a Noord Holland (Holanda Septentrional), concretamente a la población de Zaandijk Zaanse Schans y visitar la ruta de los molinos de Zaanse Schans.

Una zona tremendamente turística que hoy, precisamente por ser festivo en el país, se prevé que se abarrote de gente, por ello hemos hecho muy bien en salir temprano de Utrecht, evitando así la aglomeración de familias y niños.

Un bonito recorrido por entre casas típicas y molinos de viento, canales y animales de granja.

Algunas de las construcciones son museos y comercios de productos de la tierra, souvenirs, artesanía en madera, zuecos, quesos, etc…

El paseo que discurre por el margen derecho del río Zaan, observando los molinos de viento que lo ocupan, es verdaderamente hermoso.

A eso de media mañana, cuando se acercaba la marabunta turística, ya habíamos terminado esta ruta tan chula. Hemos vuelto a tomar el tren de regreso a Utrecht y en Kitchen Bar Danel, en Vredenburgkade, cerca de Hoog Catharijne, nos hemos comido unos crispy chicken con unas cervezas y nos hemos quedado como nuevos.

Pablo ha vuelto a su casa y yo al hotel, para dormir una siesta. Yo caminaré hasta su domicilio para tomar el bus y encontrarnos con Charo a las 18:00 en Nieuwegein, a la puerta de Bowlingbaan Franky’s y juntos echar unas partidas.

Caminata de Utrecht Cetraal a Kanaleneiland, en Wikiloc.

Tarde de risas, cervezas, aperitivos y bolos que se ha pasado volando.

Muchas ganas de volver a ver a Charo, que es una chavala de p.m. Después, terminadas las partidas, cada mochuelo a vuelto a su olivo.


Sábado, 28 de mayo. Jardín Botánico de Utrecht.

Recorrido por Utrecht antes del Jardín Botánico, en Wikiloc.

Jardín Botánico Utrecht (NL), en Wikiloc.

He quedado con Pablo a las 10:30 en la puerta de la biblioteca de la ciudad.

Antes, para variar, he madrugado y he dado una vuelta por Utrecht y he aprovechado para curiosear por algunos de los comercios que tenían sus puertas abiertas a eso de las nueve. También he tomado un café capuccino en una cafetería vegetariana (los productos saludables se están imponiendo), en la calle Schoutenstraat.

Llega Pablo puntual, deja la bici en el parking de la biblioteca y tomamos el bus para ir al Jardín Botánico de Utrecht, dentro de la ciudad universitaria.

Precioso lugar, con un cuidado exquisito, donde se encuentran plantas y árboles de distintas partes del mundo. Tiene zonas de vegetación mediterránea, de climas más cálidos, más fríos, etc…

Esta es una buena época ya que muchas de las plantas están en plena floración y el espectáculo que ofrecen es absolutamente maravilloso.

Hay una zona de plantas carnívoras, otra de distintos tipos de bambú, otra de flores tropicales.

Todo ello entre canales, rocallas, parterres, huertos y jardineras.

Tienen su apartado específico las plantas de climas ecuatoriales y tropicales, con sus invernaderos con temperaturas y humedad específica.

Otro de los espacios que llama la atención es el invernadero dedicado a los lepidópteros (mariposario).

Es alucinante encontrarte dentro de este espacio, lleno de plantas con sus flores, y rodeado de cientos y cientos de mariposas, cada una más bella que otra; algunas de un tamaño considerable.

Hacemos un recorrido por sus senderos, camino a la puerta de entrada.

Antes de abandonar el recinto, tomamos unas cervezas en la terraza de su bar, junto unas grandes y sabrosas croquetas.

Volvemos a coger el autobús y, nuevamente, en Kitchen Bar Danel nos hemos tomado unos buenos gin tonics, mientras observábamos el paso de la gente.

Llega la hora de la despedida de Pablo, ya será hasta la próxima. Creo que ha sido una buena forma de celebrar el cumpleaños de mi hijo.


Domingo,29 de mayo. Últimas horas en Utrecht y regreso a casa.

El domingo da para muy poco juego en Utrecht.

Necesito preparar la maleta, hacer el check-out del hotel, tomar el tren al aeropuerto de Schiphol (Amsterdam) y volar a casa.

Hay que destacar que:

  • Ha hecho un tiempo buenísimo
  • Ha sido un viaje corto (bueno, lo suficiente) y muy bien aprovechado.

2017-10- del 16 al 23 VIAJE A SICILIA (ITALIA)

 

Bueno, yo creo que, como auto regalo por mis primeros sesenta años, no está mal.

Un inicio  de viaje con bastantes acontecimientos.

El vuelo Alicante – Roma, sin incidencias ni retrasos.

Las seis horas de espera en Leonardo da Vinci – Fiumicino (Roma), agotadoras.

Llega el momento de dirigirse a la puerta de embarque (D08) y todos los pasajeros con destino Catania, allí en su hora. Comienza el control de pasaportes y tarjetas de embarque. Se forma la cola normal, pasamos unos quince, más o menos, y… todo se detiene. Diez minutos después el empleado del control recibe una llamada y nos comunica que debemos, los quince, volver a la cola, que ha habido un contratiempo y que de momento no puede dar ninguna explicación. Volvemos todos atrás. Un cuarto de hora después, al muchacho  le han comunicado que, por problemas técnicos, el avión original no puede hacer el vuelo, que hay que esperar que la compañía asigne otro aparato y que, con toda seguridad, habrá cambio de puerta de embarque y más retraso del que ya ha habido.

Los pasajeros ya dan muestras de incomodidad.

Consigo que una chica, que tengo de compañera en la espera, me ayude a llamar al hotel y les explique que voy a llegar más tarde. A la media hora se refleja en los paneles informativos la nueva puerta de embarque de nuestro vuelo (C04). Todos a la carrera hacia ella. Nueva cola. Nueva espera.

Los pasajeros, ahora sí, con caras de enfado máximo.

Comienza, una hora más tarde, el control de pasaportes. Entramos en la nave. Un avión mucho más grande que el que debía ser. Un aparato recién llegado de otro lugar al que le han hecho una lavada rápida de cara y le han asignado este nuevo trayecto. Todos permanecemos sentados, cabreados y esperando oír el rugir de los motores. Pasan los minutos y aquello no tiene pinta de ponerse en marcha.

Los pasajeros están más que hartos… Murmullos, tumulto, palabras italianas mal sonantes…

Hay gente que llama a los azafatos para pedir alguna aclaración sobre lo que está pasando. Evidentemente, ellos ‘no saben’ nada. Y si lo saben no van a darnos explicación alguna. Por fin aparece el sobrecargo y nos comunica que, además de los problemas técnicos del aparato anterior, se está esperando la llegada de un pasajero especial (un pasajero ‘especial a estas alturas!!!) y luego nos tendrán que asignar pista y autorización de despegue. A los pocos minutos se encienden los motores. Parece que nos quedamos todos algo más aliviados, pero… una de las chicas que tengo a mi lado suelta, en su idioma,… ‘No aguanto más, quiero salir de aquí!!!’… ‘Quiero salir!!!’… ‘Voglio uscire!!!’… ‘Voglio uscire!!!’… a gritos. Llegan los auxiliares de vuelo, llega el sobrecargo, charlan con ella… Y ella R que R… ‘Voglio uscire!!!’ Un par de minutos después, se detiene el aparato, llega un vehículo del aeropuerto, la mujer sale del avión, los pasajeros aplaudiendo, vuelven los motores a ponerse en marcha, tomamos pista de salida, iniciamos el vuelo… Cincuenta minutos más tarde llegamos a Catania. Yo llego, por fin, a mi hotel con más de dos horas de retraso… Ha sido un ‘buen’ comienzo de viaje.

El ‘portiere de notte’, un chaval de color más majo que las pesetas, se porta de maravilla conmigo y, sabiendo que a la mañana siguiente tengo que salir pitando a coger un tren, deja la orden de abrir el comedor media hora antes para que yo pueda hacer ‘la colazione’, o desayuno como decimos nosotros.

Soy de los primeros esperando al tren, que no quiero que se me escape. El transporte sale a la hora estipulada de un día que parece que lo han pintado, de lo hermoso que es. Parece mentira que estemos a mediados de octubre. Camino de Messina y con esa luz me acompaña, por un lado , un increíble Mar Jónico y, por el otro, un magnífico Monte Etna, con su fumarola en lo alto, que quita el ‘sentío’. Lástima que, yendo en el tren, no puedo hacer la foto del volcán en condiciones… ‘Bueno – pienso- alguna otra ocasión tendré’…

Llego a ‘Messina Estación Central’ y, justo en la misma plaza de la entrada principal se encuentra la oficina de venta de billetes del autobús. Compro uno para Milazzo que debe salir en media hora, più o meno, desde la misma plaza. Me asombra la puntualidad que tienen los medios de transporte no así las condiciones de infraestructura e higiénicas de los edificios. El bus me lleva y me deja a la hora estipulada. Todo esto tiene que ser así ya que el billete del barco que debo tomar en Milazzo y me debe dejar en Strómboli está comprado por internet desde hace bastante tiempo (cosas que tengo yo!!!). Con todo esto, aún me da tiempo suficiente para comer alguna cosa en un bar y provisionarme de agua para el recorrido.

Estoy realmente sorprendido de como, con mi ‘italiañolo’, me desenvuelvo por las tierras de la Grande Sicilia. Llego a Strómboli con Liberty Line, una compañía marítima de alta velocidad, que hace escalas en algunas de las ‘isole eolie’ (Vulcano, Lipari, Panarea y Ginostra-Strómboli).

Desembarco en la isla en el tiempo estipulado pero ya quedan pocas horas de luz. Debo instalarme en el hotel, hacer algo de compra y prepararme para el siguiente día, en el que tengo puestas muchas expectativas. El hotel, que está alejado de la zona portuaria, me obliga a tener buena organización si quiero evitar largas y pesadas caminatas. Me instalo en mi cuarto y me vuelvo al otro lado del pueblo para hablar con la empresa en la que tengo reservado el trekking al volcán el día siguiente. Ohh, primer contratiempo, me encuentro la agencia cerrada… Me siento en la terraza del bar contíguo para tomar un refresco y le comento a la camarera… ‘La oficina de excursiones al volcán está cerrada’, ‘L’ufficio delle escursioni al vulcano è tancato’… Ella me mira con los ojos como platos y me suelta… ‘jajaja, eres catalán?’ Le digo que no, que soy valenciano. ‘Bueno, bueno… yo soy argentina y no quiero saber nada de esas historias… me ha llamado la atención que dijeras ‘tancata’, que es catalán, en lugar de ‘chiuso’ que es la palabra correcta’. Establecemos una interesante conversación sobre el no querer entrar en disputas nacionalistas, sobre la vida en la isla, sobre el carácter de los estrombolianos, etc… Después de un par de copas me dirijo al hotel, dejando lo de la agencia para el día siguiente, y por el camino, en plena Piazza San Vincenzo, me paro a cenar en el ‘Bar Ingrid’ un buen plato de melón con jamón y unos tallarines con salsa de calamar… todo exquisito!!! Aunque no es demasiado tarde, es ya de noche. Me sorprende que todo el pueblo está prácticamente a oscuras con lo que debo recurrir a la linterna del móvil para llegar a mi hotel. Un rato ordenando cosas y viendo tele y caigo rendido en la cama… Yo creo que esto es más que suficiente para ser sólo mi segundo día!!! 

 

 

   

   

La tercera jornada me gustaría pasarla casi de puntillas pero… no sería justo exponer sólo las cosas buenas y agradables.

Me levanto relativamente temprano, desayuno en el hotel y, tranquilamente, me dirijo a la zona del centro para concretar y ultimar la excursión a la cima del Strómboli. Ahora sí, la oficina está abierta. Hablo con Antonio, el dueño, quedamos a eso de las 14:45 en la misma puerta del negocio para comenzar la caminata. Recorrido que, ya de antemano, sé que es bastante duro y complicado. Hago tiempo hasta la hora que se había estipulado, vuelvo al hotel, descanso un poco, vuelvo al puerto, como ligero y espero que llegue la hora… A eso de las 14:30 comienza a aparecer gente. Hay un chaval, parece ser el guía, que empieza a organizar a los presentes, a nombrarlos y darles casco y frontal. A mi me va dejando de lado. Me siento desplazado. Mucho más desplazado e incómodo cuando el grupo lo componen unos 20 ó 25 personas, en su inmensa mayoría alemanes, jóvenes de entre 25/35 años, altos rubios y sobradamente, por no decir olímpicamente, preparados. El ‘incomode’ es máximo. A mi sólo me dan el último casco… que todo lo demás, incluyendo la mala leche, ya la trigo de casa. El joven, que efectivamente es el guía, da una charla pormenorizada de la actividad que se va a realizar… en alemán!!! Yo le digo que soy español (español, español!!!) y que si no sabe mi idioma (que está claro que no) que me dé la charla en italiano, que es el idioma local (no te jode!!!)… Y me la da, claro, pero en versión reducida. Todo esto que sucede más el hecho de saber que la ruta es difícil me pone de los nervios. Comienza el ascenso. El guía en cabeza y yo colocado entre esa gran columna de cuerpos perfectos. El ritmo del ascenso es frenético y ellos, los germanos, parecen una formación de desfile militar, sólo les falta el ‘paso de la oca’. Evidentemente, y a medida que avanzamos, yo me desmoralizo cada vez más y voy quedando rezagado, hasta el punto de ser el último de esa fila perfecta. Lo triste de todo es que nadie, ni los compañeros de ascenso ni el guía, reparan en que a mi me está costando mucho más esfuerzo que al resto y la distancia entre ellos y yo es cada vez mayor. Hay un momento que la subida se suaviza un poco y aprovecho para sacar las fuerzas de donde puedo y, al menos, alcanzar a los últimos del pelotón. Les digo, entre lágrimas y resoplidos, que dejo la caminata y que me vuelvo al pueblo, me ponen cara de acelga y me despiden casi haciendo el saludo nazi. Bajo la montaña entre sollozos y mala ostia, llego a la agencia, le devuelvo a Antonio el casco sin decir nada y me vuelvo al hotel… Había puesto tanta ilusión en esta caminata, que, con la impotencia que siento en ese momento, me dan ganas… dejarlo todo y volverme a España.

Strómboli (incompleta) – Esta ruta en Wikiloc.

   

 

 

   

 

La verdad, y es algo que aún no he mencionado, que hoy por hoy, con los avances de comunicación que existen, el hecho de viajar solo es menos duro. Poder, con los móviles modernos y el wi-fi, conectarte desde casi cualquier lugar del mundo con los seres que quieres es algo muy importante. Y, después de todo lo ocurrido en esta jornada, el hablar con mis hijos me sirvió de gran ayuda.

El barco sale de Strómboli a las 07:15. A eso de las seis y media ya estoy en uno de los bares del puerto tomando un café con leche. Vuelvo a Milazzo. Dejo la maleta en la consigna del puerto y me voy a recorrer las calles de la ciudad. Toda la mañana, Milazzo para arriba, Milazzo para abajo. Ayuntamiento de Milazzo, Iglesia de San Stefano, Teatro Tifiletti, Palacio D’Amico, Iglesia de San Francisco de Paula, Monumeto a los Caídos, Iglesia de San Giacomo, etc…  A eso del medio día me siento en un restaurante, en pleno centro, para comer bien y con tranquilidad; unos ricos langostinos rebozados con lecho de verduras y un plato de pasta con pescado. Recojo mi maleta de la consigna y me dirijo al puerto para tomar el barco que me lleva a la isla de Vulcano. Este barco pertenece a otra compañía y es una nave mucho más grande y lenta que hace la travesía por las Islas Eolie y tiene como destino final Napoles. A media tarde llego a Vulcano, me acomodo en el hotel, salgo a dar una pequeña vuelta por el pueblo, tomar una cerveza, hacer algo de compra y, ya de noche, volver a mi habitación.

Paseo por Milazzo en Wikiloc.

 

   

 

 

 

 

Me levanto con el canto del gallo; A mucha gente que lo lea no le sorprenderá nada. Esta vez no he querido que la situación me superase y, en plena oscuridad, he comenzado el camino. Prácticamente los primeros seiscientos metros se inician por carretera y yo, chulo que es uno, los he hecho sin linterna ni nada… Qué ha pasado? Que con esa chulería me he comido de lleno un cartel anunciando un restaurante. No querías desayuno? Pues, toma!!! Ahora sí, he sacado la linterna. En un punto de la carretera hay una pista que asciende al volcán. Está bien señalizada, desde luego. Sobretodo hay que llevar cuidado de no tropezar y caer por algunas de las grietas que tiene el ascenso pero, por lo demás, es una subida bastante sencilla. La mañana se va abriendo paso y la luz empieza a invadir el sendero. Allí abajo se ven las luces de las distintas urbanizaciones y de las casas del puerto. A lo lejos, la isla de Lipari también forma parte de este hermoso paisaje. Hasta ese momento no se hace sentir con fuerza el olor a azufre. Ahora comienza a notarse, aunque de una manera soportable. A media caminata la vegetación da paso a lenguas grandes de cenizas y formaciones sulfurosas. Ya estoy acercándome al cráter y en el horizonte los primeros rayos del sol se combinan con las columnas de las fumarolas. Os digo la verdad, estoy emocionado. Llego, por fin, al borde del cráter. El espectáculo es de una belleza sublima, por muchas fotos que se hagan nada supera la hermosa realidad de ese momento. La grandeza indescriptible de la Naturaleza me lo estaba ofreciendo sólo a mi. Por ello, también por otras muchas cosas, me considero un ser afortunado.

Vulcano – Esta ruta en Wikiloc.

   

 

 

 

 

 

 

   

 

 

   

 

 

Después de un rato maravillado con tanta belleza (tampoco hay que abusar, que los efluvios volcánicos no son nada saludables) tomo el sendero de regreso al hotel. Ahora ya todo es mucho más sencillo a la luz del día.

Un buen desayuno, una ducha y preparar el equipaje para volver a tomar el barco que me regrese a Milazzo. En el muelle, mientras espero la nave, pienso que ya debo ser conocido por la zona como ‘el.loco.de.la.maleta.azul’. La verdad es que, ahora que sé cómo funciona esto de los barcos, los transbordos y tal… haría las cosas de otra forma y, seguramente, me habrían sobrado un par de días para dedicarlos a otras actividades… Glups, la tripulación del ferry me mira como si fuera alguien de la familia!!!

Al medio día estoy en Milazzo y hasta la mañana siguiente no tengo que tomar el bus y el tren para volver a Catania. Sinceramente, no tengo ganas de hacer nada de nada. Voy al hotel, tomo mi habitación, me tumbo a descansar, me quedo dormido hasta eso de las 17:30, una ducha, una vuelta por la ciudad viendo tiendas, compro algo de agua y dulces, vuelvo a mi habitación y salgo de nuevo a cenar algo. Otra vez me decido por el mismo restaurante del día anterior (Gamberosso); me parece un buen sitio con una muy buena comida. 

 

Madrugón en este sábado de octubre. Tomo el autobús de las 8:00 que me lleva a Messina y, unas horas más tarde, el tren que me conduce hasta Catania Estación Central. Luego un taxi hasta el hotel, en pleno centro de la ciudad. Llego al hotel con el tiempo justo para acomodarme, algo de higiene, salir a comprar algo de agua y comida y prepararme para la excursión que tengo reservada; a las 14:15 vendrá alguien de la agencia.

Llega Roberto, con una gran puntualidad,  en su 4×4. Nos dirigimos hasta el punto de encuentro con los demás participantes (en esta ocasión 5 franceses). 

 

 

 

La excursión es una de las muchas que organiza Etna3340, una empresa que llevan los hermanos Reina y que se dedican a ofrecer distintas formas de vivir el Monte Etna desde muchas de sus posibilidades.

La que hacemos en esta tarde es la llamada Tramonto Etna. Se trata de visitar una antigua cantera de piedra basáltica en la que se pueden apreciar las  placas que se forman en las distintas erupciones, después entramos en una interesante cueva formada por la lava. Más tarde nos dirigimos a unos 2.000 metros de altura para observar de cerca la cima del Etna, algunos de los cráteres inferiores,  lenguas de ceniza, pumita y lapilli de distintas erupciones y contemplar el espectáculo del atardecer en las laderas del volcán. Por último, se nos ofrece una estupenda cena en un restaurante de la zona para degustar productos típicos sicilianos. Todo ello bajo la supervisión de nuestro guía, Roberto Reina, con un montón de anécdotas y explicaciones científicas e históricas sobre este majestuoso volcán.

Destacar lo buen guía que ha sido Roberto, un profesional como la copa de un pino y una persona excelente.

Vuelta al hotel, ya son cerca de las 23:00, muy cansado, una ducha rápida y a dormir hasta el día siguiente.

Domingo en Catania. Todo el día para disfrutar de la ciudad. Sin prisa, desayuno, preparo la maleta para mi salida de la isla mañana lunes. Salgo por la zona centro para disfrutar de su grandiosidad. 

Paseo por Catania en Wikiloc.

   

 

   

   

Algunos de los edificios y monumentos de los que he podido disfrutar en este paseo dominguero… Castello Ursino, Piazza del Duomo, Fontana dell’Elefante, Cattedrale di Sant’Agata, Piazza Università, Palazzo Minoriti, Piazza Stesicoro, Chiesa de San Biagio, Chiesa San Placido, Piazza Vincenzo Bellini, Teatro Massimo Bellini, Chiesa di San Francesco d’Assisi, Piazza Giuseppe Mazzini, Monastero dei Benedetinni, Chiesa di San Nicolò l’Arena, Teatro Romano, Chiesa Santa Chiara…

 

 

   

   

   

   

 

   

 

 

 

   

Vuelvo al mediodía al hotel, sinceramente cansado, como algo en la habitación, duermo la siesta y ya en la tarde-noche salgo a la plaza, doy una pequeña vuelta, ceno en una pizzería de la misma y vuelvo al hotel a dormir.

Lunes por la mañana, desayuno, me despido de la dueña del B&B y tomo un taxi.

Aeropuerto de Catania. Vuelo a Roma. Otro de Roma a Alicante. Y a eso de la media tarde ya estoy en casa.

Aquí termina un viaje que, quizá para algunos no haya sido gran cosa, pero para mi ha supuesto mucho. Mucho más de lo que podáis imaginar.

2016-10-del 07 al 30 VIAJE A PERÚ, RESUMEN EXPRESS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viernes 7. Alicante. Autobús nocturno. Madrid-Barajas-T4. Vuelo a Lima. Escala en London. Aquí una policía ‘joputa’ me saca a la calle y me somete a un interrogatotio/entrevista que casi me hace perder la conexión. Llegada a Perú. Sergio me espera.  Juntos al hotel. Zona chunga. Cena chunga.

Sábado 8. Vuelo Lima-Cusco. Primer contacto con la ciudad. Primero con la altura. Primer contacto con la coca. Primero con la agencia del treck con la que había contratado, desde España, un recorrido por montaña hasta MachuPicchu.

Domingo 9. Tres de la madrugada. Coca. Comienza Salkantay Tour. Autobús hasta Mollepata. Una argentina. Primer día de trekking (ver en Wikiloc). Se forma «Nuestro Grupo». Otra argentina. Coño, y otra!!! Dos colombianos. Dos belgas… Ahhh, y un catalán. Parece el clásico chiste. Caminata de unos 14 kms. (+/-). Ame, la argentina, y yo compartimos gran parte de la caminata. Charla súper amena y miles de confidencias. Buena conexión. Comida a mitad del recorrido, llamémosla comida, barracones para dormir y cena, llamémosla cena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lunes 10. Madrugón. Desayuno. Coca. Segundo día de trekking (ver en Wikiloc). Caminata. Primer tramo. Una argentina ya se posiciona y… mete la directa poniéndose a la altura del catalán. Ascenso en caballo. Llegada a Abra Salkantay, 4630 mts. Seguimos a pie los siguientes 13 Kms. Comida a mitad del recorrido, llamémosla comida, barracones para dormir y cena, llamémosla cena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Martes 11. Madrugón. Desayuno. Coca. Tercer día de tour (ver en Wikiloc). Unos caminan. Otros tomamos el bus. Tomamos coca también. #Me quiso tirar por el barranco. #O paras o me bajo del bus. Las frases estrella de la jornada que protagonizan una argentina y un colombiano. Llegamos a Santa Teresa. Con cuatro ruedas, el trekking de 30 kilómetros más fácil del mundo. Baños calientes en termas para algunos. Yo preferí que me comieran los mosquitos. Fiesta y botellón al anochecer. Otra argentina se lanza y se zampa un suizo de otro equipo (en España un suizo es un pastelito, allá no sé qué será). Comida a mitad del recorrido, llamémosla comida, barracones para dormir y cena, llamémosla cena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Miércoles 12. Madrugón. Desayuno. Coca. Cuarto día de trekking (ver en Wikiloc). Mañana para que, aquel que lo deseé, practique tirolina. Las argentinitas, Sergio y yo no nos apuntamos a la tirolina, nos tomamos juntos unos refresco y nos mondamos de risa hablando de miles de cosas divertidas. Bus hasta Hidroeléctrica. Comida, llamémosla comida. Caminata después hasta Aguas Calientes. Hermoso recorrido siguiendo la vía del tren. Llegada a MachuPicchu Pueblo. Acomodación en hostel. El grupo se unió ante unas cervezas y unas pizzas. Más cervezas. Más cervezas. Reunión con el guía (Dios, tenemos guía!!!) para hablar del día siguiente, repartir los billetes del tren de regreso a Cusco,  y dar nuestra opinión sobre el trekking. Los Colombianos tienen un ‘big problem’ con la asignación de bagones en el tren. Conclusión: El trekking en sí de puta madre pero con la organización, el cuidado y atención de los participantes, un montón de quejas. Y Algunos las plasmamos en papel. Se salva que el grupo es una piña. Una pareja de brasileños (cuyos nombres no recuerdo) y Eduardo, Santiago, Sophie, Mathilda, Josep, Lu, Emi, Ame, Sergio y yo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jueves 13. Madrugón no, súper madrugón. A las tres de la mañana ya estábamos haciendo cola en la parada del autobús que sube al Santuario. Llegada a MACHUPICCHU. Los primeros minutos son algo agobiantes. Me estoy meando. Supongo que una vez dentro hay urinarios. No. Me agobio. Encima nos insisten que la zona es un sitio sagrado. Me agobio más. Casi casi me meo encima. Glups. Vacio mi botella de agua y detrás de un sagrado murete, antes que la aglomeración llene el recinto, orino bien a gusto en la botellita. Problema resuelto. Ahora ya puedo disfrutar de este Patrimonio de la Humanidad. Sobrecogedor. Espectacular. La hostia. Esa maravilla que había soñado tantos años estaba delante de mi con todo su esplendor!!! Sin palabras. Vuelta a Aguascalientes. Comida. Recogida de equipajes. Paseo por el pueblo. Souvenirs. Estación. Tren y regreso a Cusco…. Ahhhh, el ‘guía’ se despidió en mitad de la visita a MachuPicchu.

img-20161013-wa0000

Viernes 14. Hoy decidimos tomarnos el día con calma. Visita y recorrido por la ciudad. Cusco: Patrimonio de la Humanidad. Su plaza de armas. Sus callejuelas. En una agencia contratamos una actividad para el día siguiente. Tomamos un taxi y nos fuimos a ver Sacsayhuamán (ver en Wikiloc). Ruinas arqueológicas muy interesantes a tiro de piedra de la ciudad. Comida cerca de la plaza. Cuí y Ceviche de trucha. Día relajado y tranquilo. Con las argentinitas y el catalán teníamos que haber quedado para ir de copas y marcha. Todo quedo, por el tour del día siguiente, en tomar algo apenas sin tiempo.

Sábado 15. Otro súper madrugón. A las tres ya estábamos listos. El bus nos recogió a las 4:30 a.m. El tour contratado era el trekking de un día a Rainbow Mountain (ver en Wikiloc). Llegamos, tras unas horas de carretera, a la zona de inicio de la caminata. Antes se forman varios grupos y se asignan los guías correspondientes. A nosotros nos toca uno que nos da una ‘chapa’ pseudomilitar en inglés que me río yo de las películas de Rambo. Sergio y yo, indignados, le exigimos que nos lo traduzca al castellano. Comienza la caminata. Llegados a un collado nos ofrecen la posibilidad de tomar un caballo. La charla del guía había sido tan dura sobre la ruta que Sergio y yo decidimos hacerla en cuatro patas. Yo no me arrepiento, yo me llevo bien con los equinos, y el sendero sobre este animal me permite disfrutar de las vistas. Especiales. Acojonantes. Sublimes. Los caballos te llevan hasta un punto determinado, luego hay que ir a pie. No quiero ser un exagerado pero, a esa altura (más de 4500 mts), es muy complicado caminar y respirar. El punto final es subir a una loma desde donde se ven los pliegues de la montaña de enfrente separados, por el peso de los metales, en franjas de colores diferentes. El guía nos vuelve a dar una ‘chapa’ geológica (hasta entonces ni lo habíamos visto). Absolutamente indescriptible y totalmente aconsejable. El regreso al campamento es fácil, sólo hay que deshacer los pasos realizados. Comida en la carpa del campamento. Allí, un pequeño altercado con una chica que ha tenido un accidente y los responsables ni le hacen caso. Terminada la comida, volvemos en bus a Cusco. La mil y una de la tarde/noche. Habíamos quedado con la gente de Salkantay. Imposible. A la mañana siguiente cogemos un bus de ‘Cruz del Sur’ con dirección Puno.

img-20161015-wa0003

Domingo 16. Toda la mañana en bus. En el asiento de delante una muchacha con la que entablo conversación. Hacemos buenas migas. Se llama Inma. Viaja sola. Vive y trabaja en Zaragoza. Es una Aragolana (un mix entre catalana y aragonesa). Majísima. A eso de las 14:30 llegamos a Puno. Yo tenía entendido que el último barco que visita las islas de los Uros zarpa a las 14:00. Nuestro gozo en un pozo. En la estación nos despedimos de Inma. Con tan mala pata que a mi se me olvida pedirle el móvil o quedar con ella para cenar, o algo así. Me quedo chafado, la verdad. Alguien nos comenta que hay barco para las islas a las 16:00 y que nos guardan las mochilas hasta el regreso. Ni lo dudamos. Tomamos billete y dejamos el equipaje. Comemos en un bar de la estación. A eso de las 16:00 salimos en un barquito dirección a las Islas de los Uros en pleno lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo. Las islas, que son totalmente artificiales, están construidas con totora, una especie de junco que se desarrolla en esas latitudes y con el que lo fabrican todo, desde muebles, utensilios y hasta la propia isla. Aunque los Uros saben más que los ratones coloraos, resulta interesante visitarlos. Regreso a tierra. Encuentro con nuestro hostel, que deja mucho que desear y pensando ya en el día siguiente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lunes 17. Bien tempranito, dejamos Puno. También en bus, nos dirigimos a la población de Copacabana, en territorio boliviano. No hay mucha distancia entre Puno y Copacabana pero… hay que atravesar una frontera, con su control y todo. Y eso lleva su tiempo, su mucho tiempo. Llegamos, por fin, a la ciudad, en Bolivia, a eso de las dos de la tarde. Buscamos un hotel, ya que el que teníamos reservado por internet, no había realizado la reserva. La ciudad, bueno, ciudad ciudad, el pueblo no eran más que unas cuantas calles llenas de hotelitos/pensiones, tiendas de souverirs y bares/restaurantes. Es muy posible que en el verano del hemisferio sur se llene de turismo. Ahora, en nuestro otoño/su primavera estaba más muerto que la momia de Tutankamón. Ahhh, pero estábamos en Bolivia!!! Dejamos los equipajes en el hotelito y nos lanzamos a buscar un lugar donde comer con el Titicaca de fondo. Un chiringuito de lago. Trucha al limón, trucha rebozada, trucha a la leña, trucha a la pimienta… Vamos, que el plato estrella del lugar es la trucha, ha quedado claro. Eso sí, buenísima. Tarde de café, combinados y helados, de vueltas calle arriba y calle abajo. Siesta en el hotel y cena en otro bar de la zona. Al día siguiente, regreso a Perú.

Martes 18. A media mañana dejamos Bolivia. Volvemos a pasar la pesada frontera y, a eso de primeras horas de la tarde, llegada a Puno. Tomamos billete para Arequipa en bus nocturno de ‘Cruz del Sur’ Este día es totalmente de transito. Nada especialmente interesante.

Miércoles 19. A las 4:30 a.m. llegamos a Arequipa. Nos dirigimos a nuestro hotel. A eso de la media mañana nos vamos a conocer el centro histórico de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000. Maravillosa Plaza de Armas. Allí mismo reservamos un tour ‘full day’ para visitar al día siguiente el Cañón del Colca. Llevamos ropa a la lavandería en la calle Jerusalén. Tomamos una limonada ‘frozen’ en los claustros de la Compañía. Comimos en un restaurante del los soportales de la Plaza de Armas, especializado en comida pre-inca. Comida fabulosa, cocinero un tanto pelma. Ya en la tarde, después de una siesta, volvemos a dar una vuelta por la ciudad y recoger la ropa de la lavandería… Paaaaco!!! oigo por una de las calles. Jooooder, joder y joder… Es Inma, la chavala del bus de Puno. Qué alegría!!! Vamos, que la dejamos marchar en aquel momento y ahora no pensamos abandonarla. Ella va buscando un sitio para dormir. Que mejor que nuestro hotel. Hay plazas libres. Ella se instala y nosotros dejamos la ropa lavada. Volvemos a encontrarnos para ir a cenar. Un buen lugar: Los claustros de la Compañía, donde habíamos tomado el limón. Cena magnifica. Risas e historias. Al hotel a dormir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jueves 20. También, como cada vez que hay un tour, madrugón. Autobús para realizar una visita al Cañón del Colca, una de las depresiones más profundas del planeta. Nos dirigimos por la carretera 34A pasando por la Pampa de Arrieros y desviándonos por la 1SE  hasta Patahuasi, Callicalli y Chivai. En este último pueblo paramos para el desayuno. Seguimos carretera hasta Yanque y Achoma, aquí paramos para ver su iglesia y sus puestos de souvenirs. Pasamos por Maca y Pinchollo hasta llegar al mirador llamado ‘Cruz del Cóndor’. Aquí permanecemos una hora a la espera de la aparición del famoso cóndor. Se hace de rogar pero, finalmente, aparece en todo su esplendor; incluso, yo diría, que se lo sabe de memoria y se pavonea ante los turistas. La foto con el pájaro y las paredes del cañón al fondo es espectacular. Volvemos a Chivai y en sus alrededores, en los márgenes del río Colca, pasamos un buen rato en una zona de aguas termales. Allí la gente puede elegir entre baños y práctica de tirolina. Después, Chivai, tenemos la comida en un bouffet. Regresamos a Arequipa por la misma carretera de la ida, haciendo una parada en el mirador de los volcanes. Aquí se pueden ver muchos de los volcanes que rodean la ciudad. Nos llama la atención, concretamente, el llamado Sabancaya que está en erupción desde enero. Es muy aparatosa la columna de humo y gases que salen de su cráter. Volvemos a la ciudad. Después de asearnos damos una vuelta por el centro histórico con Inma, cenamos en un local de la calle Santa Catalina. Nos retiramos al hotel, estamos agotados y con ganas de descansar; no mucho más.

img-20161020-wa0005

Viernes 21. Mañana sin prisas. Hoy hemos decidido, ya que mañana marchamos de Arequipa a Lima en avión, a eso de la tarde/noche, y nos ha llamado poderosamente la atención el volcán Sabancaya, contratar los servicios de un 4×4 para que nos acerce lo máximo posible a ese coloso en erupción y, después, que nos acerque al aeropuerto. Salimos con Inma para desayunar y dar una vuelta por las calles de Arequipa, visitamos la Iglesia de Santa María, el Monasterio de San Francisco, el Monasterio de Santa Catalina y todos sus alrededores. Volvemos a la Plaza de Armas donde Inma ha quedado con unos compañeros, conocidos al principio de su viaje, con los que tuvo una gran conexión. Unos chavales cántabros majísimos, Alberto, Mery y Peña, con los que también nosotros conectamos y nos vamos a comer todos juntos, también nos acompaña un brasileño que está en su mismo hostel, a una picantería tradicional llamada ‘La Nueva Palomino’. Todo muy bueno menos el arroz con pato, que casualmente me pedí yo. Paseo por los alrededores hasta llegar al Mirador Portales de Yamahuara donde se puede contemplar una vista impresionante de la ciudad, con sus dos volcanes al fondo; el Misti y el Chachani. Luego regresamos al centro de la ciudad y cerca de la Plaza de Armas nos despedimos de estos encantadores chavales. Regreso a nuestro hotel y despedida de Inma. El día siguiente está lleno de actividades y ya marchamos, en la tarde/noche, a Lima.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sábado 22. A eso de las 7:00 nos viene a recoger el 4×4 contratado. Roberto, el chófer, es un señor muy amable que va a hacer por primera vez este recorrido con nosotros. A la caza del volcán!!! Cargamos en el auto todas nuestras pertenencias ya que, al finalizar, nos dejará en el Aeropuerto ‘Internacional’ Alfredo Rodríguez de Arequipa. El trayecto inicial es el mismo que realizamos para ir al Cañón del Colca. La diferencia está que, una vez pasado el mirador de los volcanes, nos desviamos por la izquierda, tomando caminos de tierra y arena, en dirección al ansiado volcán, que cada vez nos enseña su columna de gases mucho más cerca. Nosotros, como niños chicos. Roberto, entusiasmado. Por fin, tras algunas horas de desierto, páramos llenos de llamas y alpacas, algún pastor que otro, un pequeño cementerio y una hacienda para labores pastoriles, nos encontramos al final de una empinada pista arenosa, junto a un cerro dominado por una torre llena de artilúgios electrónicos enfocados hacia la gran fumalora. En auto este es el final del recorrido. Frente a nosotros, a no más, diría yo, de uno o dos kilometros, tenemos majestuosos a dos grandes volcanes, el Ampato y el humeante Sabancaya. Una parada para admirar de cerca esta enorme maravilla, tomar unos sandwiches y lamentar, por la hora, no haber madrugado más para poder hacer una caminata y acercarnos mucho más a estos colosos. Regreso a Arequipa. Llegada pasada la media tarde. Ya, directamente, en el aeropuerto. Con tiempo suficiente para tomar nuestro vuelo. La salida, al final, se anuncia con una hora de retraso, nos hace llegar a Lima a eso de la media noche. En el ‘hotel’ nos presentamos cerca de la 1:00 a.m. Tiempo únicamente suficiente para tumbarnos y dormitar hasta la mañana para tomar el bus que nos lleva a Nasca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Domingo 23. Muy, muy temprano, con una Lima lluviosa. Terminal terrestre de Cruz del Sur. Bus en dirección Nasca. Ahora podemos descansar algunas horas. Llegada a Nasca a eso de las 02:00 p.m. Antes de ir a nuestro hotel, cargados de nuestras mochilas, buscamos una oficina de AeroParacas para reservar el vuelo en avioneta de las líneas. Allí nos encontramos con Silvia Tortosa, otra mochilera que está haciendo lo mismo que nosotros. Casualmente, ella es también española y además de Alicante, más concretamente de Cocentaina. El mundo en un pañuelo, ya ves. Nosotros no sólo contratamos el sobrevuelo de las líneas para la mañana siguiente, también nos apuntamos a una actividad por la tarde en boogie para visitar algunos lugares interesantes y recorrer las dunas de este gran desierto. Silvia, que no tiene reserva de hotel, se viene con nosotros al nuestro. Vamos a comer a una pollería, en la Plaza de Armas. Siesta por la tarde. Paseos por los alrededores. Nasca no es un lugar como para perderse. Cena y vuelta al hotel. El día siguiente se presenta interesante.

Lunes 24. Tenían que habernos recogido a eso de las 07:00 a.m. pero avisan que, por la bruma, pasarán sobre las 08:00. Hay tiempo suficiente para desayunar en un bar cercano al hotel. A la hora indicada nos recogen. En el aeródromo de Nasca estamos preparando papeles para el vuelo, esperando hasta que se den las condiciones adecuadas y los organizadores nos adjudiquen las avionetas correspondientes. Pasan algunas horas. Por fin, tenemos avioneta. Sergio y yo volaremos junto al piloto, copiloto y tres personas más. El aparato es pequeño, muy pequeño. Nos ajustamos los cinturones y nos colocamos los cascos. El copiloto nos da indicaciones del comportamiento que debemos tener en esa aeronave tan pequeña; nada de movimientos bruscos y atención a todas las indicaciones de la tripulación. Todo es perfecto. El día se ha despejado totalmente y… las líneas no esperan desde lo alto. Comienza el vuelo, estamos por encima del desierto. La nave nos acerca hasta las líneas, les da varias pasadas, por la izquierda, por la derecha, el copiloto nos va explicando en cada pasada la mejor manera de contemplarla. Genial. Allí están ante nosotros… la ballena, los trapecios, el astronauta, el cóndor, el perro, el mono, el colibrí. el loro, la espiral, la araña, el alcatraz, el papagayo, el lagarto, el árbol, las manos… A-lu-ci-nan-te. ¿Y hay gente que dice que no se ve nada? Pues yo las he visto tan claramente que, siceramente, bajé del avión emocionado, con los ojos vidriosos… y dándole al copiloto las gracias y un gran abrazo. Por unos minutos, Sergio y yo, nos quedamos impactados. Una de las experiencias más bonitas de mi vida. Los organizadores nos volvieron a dejar en el centro de Nasca. Comida en la Plaza de Armas. Vuelta al hotel, un poco de descanso y… esperar la recogida de las 14:30 para la segunda actividad del día. A la hora en punto vienen por nosotros. Vamos en boogie con un grupo de unas doce personas por caminos terregosos en busca de diversos puntos de interés. Nos muestran unos acueductos que construían los nativos, unas plantaciones de chumberas para las fabricaciones de tintes y productos de belleza, unas ruinas arqueológicas aún en pleno trabajo de investigación y un gran cementerio con restos humanos y miles de huesos. Después nos dirigimos a la gran duna, en la que realizamos con el boogie subidas y descensos por la arena, así como deslizamientos con tabla de surf. Divertidísimo. Ya en la puesta de sol, regreso a Nasca. Un día muy completo e impactacte. Cena en Nasca y regreso al hotel.

img-20161024-wa0000 img-20161024-wa0001 img-20161024-wa0002 img-20161024-wa0003 img-20161024-wa0009 img-20161024-wa0013 img-20161024-wa0018 img-20161024-wa0024

Martes 25. Sin prisa nos hemos levantado en este día. Hemos desayunado tranquilamente y, a eso de las 10:00 a.m., nos hemos dirigido a la terminal terrestre de Nasca para tomar el bus de Cruz del Sur que nos volverá a llevar a Lima. Llegada a la capital a eso de la media tarde. Taxi hasta el hotel. Esta vez hemos reservado un alojamiento de algo más de calidad en el centro de Miraflores, al lado del Parque Central, para pasar estos últimos tres días en Perú. Antes de la cena, damos una vuelta por los alrededores. Hay, al menos, tres cosas que queremos hacer antes de dejar el país, tomar un buen ceviche en un gran restaurante, visitar las islas Palomino y nadar con lobos marinos y hacernos un tatuaje. Lo de las islas lo hemos reservado para mañana miércoles. En esa vuelta que estamos dando antes de cenar, hemos encontrado un tatuador cerca del hotel. Hemos concretado cita y precio para el jueves. Lo del ceviche también quedará para el jueves. Cenamos en un burguer en la misma Plaza Central de Miraflores.

Miércoles 26. Tenemos que estar en la Plaza de Miguel Grau, en Callao, a eso de las 10:30 a.m. Desayunamos con tranquilidad en el hotel y comenzamos a caminar en dirección al mar. Seguimos la línea de la costa. Lima es una gran ciudad, enorme, compuesta de distritos que son en sí mismos ciudades. Llegado un punto en nuestra caminata, tomamos un taxi que nos deja en Callao. Esperamos en la Plaza de Miguel Grau, junto al encargado de esta excursión, a que todos los componentes llegaran. Subimos al barco y zarpamos en dirección a la Isla San Lorenzo, la más grande de este archipiélago, centro militar donde está prohibido el desembarco de civiles. La rodeamos, pasando por delante de otra de ellas, El Frontón. Tras San Lorenzo se encuentran las islas más pequeñas, Cavinzas Island y Palomino, nuestro destino. A media que nos acercamos  los berridos se hacen más y más fuertes. Allí están, sobre esas enormes piedras, en un mar azul oscuro, cientos y cientos, miles de focas, lobos marinos. Wowwww… es increíble!!! El barco se detiene frente a ellas. Aquellos que deseamos nadar con ellas nos colocamos los neoprenos y, acompañados por un chaval jovencito, el lifeguard, nos lanzamos al mar. El agua está a unos 16º (+/-) y las focas comienzan a rodearnos, a berrear a nuestro lado, a saltar, a tocarnos con sus curiosos hocicos. La experiencia es brutal. Veinte minutos rodeados de estos animales y volvemos al barco, nos cambiamos de ropa y tomamos un pequeño refrigerio. De los 16 excursionistas sólo nos hemos lanzado al agua 8, el resto sigue en el barco con cara de pocos amigos, mareados y, algunos, vomitando. Vuelta al puerto. Sergio y yo, como auténticos niños chicos. Nuestras enormes sonrisas contrastan con las caras agrias de algunos. Una vez en tierra, son algo más de las 16:00, comemos algo en un bar de Callao y cogemos taxi hasta Miraflores. Llegamos al hotel, estamos realmente cansados, el sol ha dado de lleno en nuestras cabezas, acabamos de comer y sólo nos apetece descansar. Sabíamos que Josep  Manel, del grupo Salkantay, estaba en Lima y habíamos quedado con él en cenar ceviche por Miraflores. Josep nos manda foto por wsspp y está esperándonos. Declinamos la cita; estamos muertos. Apenas si cenamos y nos acostamos hasta el día siguiente.

img-20161026-wa0009 img-20161026-wa0011 img-20161026-wa0012 img-20161026-wa0014 p1050400 p1050404 p1050414 p1050435

Jueves 27. Día tranquilo. Sin prisa. Desayuno en el hotel. Paseo por Miraflores y caminata hacia la zona de la Plaza de Armas de Lima. La caminata se puede hacer eterna, las distancias aquí son interminables. Tomamos finalmente un taxi que nos deja en la misma plaza. Un paseo por los alrededores de la Catedral, El Palacio de Gobierno, Parroquia del Sagrario, Iglesia de la Merced, etc…  Volvemos a Miraflores. Nos hacemos los tatuajes (la caña de España!!!) y, a eso de las 14:00, nos vamos a comer un pedazo de ceviche que se ‘caga la perra’ en un sitio de moda. Tarde tranquila, preparando equipajes y tal, cena ligera y a dormir… A eso de las 22:30 un terremoto de escala 5,2… vamos, para que no le falte nada a este viaje!!!

img-20161027-wa0003 img-20161027-wa0006

Viernes 28. Josep, que también regresa a España hoy, viene hasta nuestro hotel para estar juntos en todo el proceso de ir al aeropuerto, facturar y tal. Desayunamos juntos en la cafetería Haití de Miraflores. Tomamos un taxi para el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Tiempos de espera. Eternos. Sergio es el primero que parte para R.D. al mediodía. Josep y yo todavía tenemos algunas horas. Él sale a eso de la media tarde y un par de horas después despega mi avión. Adiós Perú.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sábado 29. Llegada a Gatwick (London). Me quedan unas cuantas horas de espera y… me tiene que pasar de todo. Sin problema, me aclaro con lo del cambio de terminal. Accedo al control policial y las puertas de embarque. Y cuando ya estoy listo para, 5 horas después, tomar mi avión… me doy cuenta que he perdido mi tarjeta de embarque. Dios, cómo voy a hacerme entender con estos ingleses, cuando yo no hablo ni papa su idioma?… Bueno, finalmente, y después de mil peripecias, consigo que alguien de la British Airwais me traiga una nueva tarjeta… Por fin mi avión sale con destino Madrid. Llego a Madrid a las 00:30 del domingo.

Domingo 30. A esta hora el Aeropuerto Adolfo Suarez – Madrid Barajas no tiene apenas movimiento. Mi vuelo saldrá a las 07:30 de la mañana por lo que debo esperas todas esas horas hasta partir hacia Alicante. Estoy muerto. Durmiendo en el suelo de la T2, junto a mucha gente que también espera como yo. Por fin despega mi avión y llego a mi casa a eso de las 9:00 horas.

2015 – 16,17 y 18 de octubre, HA LONG BAY (VIETNAM)

HA LONG BAY.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

THIEN CUNG CAVE.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ATARDECER, BAÑO Y KAYAK EN HA LONG BAY.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

ISLA CÁT BÀ, BAÑOS Y MARISCADA.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

HA LONG BAY, REGRESO A PUERTO.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA  OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA