2019-05-24 MURO DE ALCOY-TURBALLOS-CELA DE NÚÑEZ

Esta ruta en Wikiloc.

El día ha amanecido plomizo y las previsiones, al menos para la zona que tenía pensada, son de lluvia pero, a pesar de todo, me he lanzado y he hecho la caminata que tenía preparada.

Me he dirigido hasta la población de Muro de Alcoy, allí mismo he aparcado el auto y he comenzado mi recorrido…

Lo primero que me ha llamado la atención es el monumento al Tío Pep, personaje ficticio que protagoniza la archi conocida canción valenciana ‘El tío Pep s’en va a Muro’ y que dio renombre a esta localidad, que le ha dedicado este homenaje.

Salgo de Muro, en dirección oeste, pasando por la Ermita de Sant Antoni Abad y tomando el sendero que discurre en paralelo al río Agres.

En el cruce dejo el cauce del río y tomo, a la izquierda, la pista que lleva al Altet dels Canóns y, entre casas de labranza, campos de cultivo y grandes chalets camino por la carretera que lleva a Turballos, pequeña pedanía de Muro de Alcoy.

Antes, en un pequeño desvío a la izquierda, me encuentro con la Font de la Carrasca.

Turballos es una pedanía singular por su aspecto. Parece que los años no hayan pasando por ella. Sus calles y sus casas conservan un estilo particular y tradicional. Por ello, sin duda, es una visita obligada para todo aquel que acceda a esta zona.

Saliendo de la población y por una pequeña senda, en dirección a las faldas del Benicadell, se encuentra la Font de Turballos.

Hasta este momento la lluvia había respetado mi camino pero aquí comienza a caer con ganas y necesito sacar el chubasquero, aún así acabo totalmente empapado.

Dejo esta última fuente y tomo el Camí del Port, la pista que cruza los barrancos del Rull, de Turballos y de la Perla y llego al Camí Vell d’Alcoi.

Este último me lleva directamente hasta otra de las pedanías de Muro, Cela de Núñez.

De nuevo la lluvia comienza a arreciar.

Dejo Cela de Núñez, sigo la carretera CV-705 en dirección Muro y al pasar por el puente que cruza el río Agres, a los pocos metros, tomo la senda que sigue su cauce, en esta ocasión en suave ascenso.

Continúa lloviendo y el sendero está bastante embarrado pero la vegetación, las vistas y el río hacen de este último tramo de la ruta algo realmente mágico.

Llego a Muro de Alcoy y, por entre algunas de sus calles, hasta el coche.

Regreso a Alicante.

Valoración: 3***

Recomendable: Absolutamente. Han sido, entre unas cosas y otras, 12 kilómetros, un desnivel que no ha superado los 200 mts. y todo ello hecho en un tiempo más que aceptable. El tiempo lluvioso le ha dado un encanto especial y los paisajes, la exuberante vegetación y río el toque mágico.

De poner alguna pega, sería la gran cantidad de asfalto en el recorrido pero… ante tanta belleza lo paso por alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.